Alfonso Fernández Mañueco y Francisco Igea
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (i), conversa con el vicepresidente, Francisco Igea (d). EFE/Nacho Gallego

“Lo más sencillo probablemente es no hacer nada, pero también lo más irresponsable”, ha declarado este miércoles el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en defensa al adelanto del toque de queda a las 20:00 horas que impuso su gobierno en Castilla y León y que suspendió cautelarmente ayer martes el Tribunal Supremo.

En un encuentro virtual con 600 empresarios de Castilla y León para abordar el futuro de la gestión de los Fondos de nueva generación de la Unión Europea, vinculados a la pandemia, Mañueco ha insistido en que cuando toma decisiones antepone la “seguridad sanitaria para reactivar la economía y el empleo” y ha defendido la alternativa “equivalente” que ha buscado el Ejecutivo autonómico a la suspensión del adelanto del toque de queda, en referencia al cierre a las 20:00 horas de actividades o servicios no esenciales.

Fernández Mañueco ha reiterado que la medida, que ha permanecido vigente en Castilla y León por más de un mes, “ha sido y es eficaz” para reducir los contagios. Señala además que, pese al revés judicial del Tribunal Supremo que ha obligado a la Comunidad a retroceder al horario de las 22:00 horas, su gobierno ha impulsado una medida “similar” y “equivalente”, la de limitar la actividad no esencial hasta las 20:00 horas, porque sigue siendo “necesario” reducir los contagios de covid.

En este sentido, ha recordado que con la llegada de la tercera ola en enero su gobierno estuvo ante la “disyuntiva” de “anticipar el toque de queda a las ocho de la tarde o bien adelantar el cierre a las 18 horas” y que en aquel momento optaron “por la medida menos gravosa para la economía“.