Alfonso Fernández Mañueco
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en Torrelobatón. / ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha apelado en el V Centenario de la Batalla de los Comuneros a que “el pasado tiene que proyectar hacia el futuro” el “orgullo” de la Comunidad, que “ha contribuido decisivamente en la construcción” de España como país.

Mañueco ha llamado a promover en el futuro “la libertad, la igualdad y la solidaridad“, en un momento en el que hay que sentir “orgullo” por los habitantes de la Comunidad “en situaciones tan adversas” como consecuencia de la crisis del coronavirus, ha manifestado ante los periodistas en el municipio vallisoletano de Peñaflor de Hornija, al comienzo del recorrido comunero que realiza esta mañana junto al presidente de las Cortes, Luis Fuentes.

Hoy más que nunca tiene que ser el día del orgullo de las mujeres y hombres de Castilla y León. De quienes están dando batalla en el ámbito sanitario, o trabajando en el ámbito del campo, de la industria o del sector servicios”, ha proclamado el presidente, quien ha destacado la “responsabilidad” de cada persona en construir la Comunidad. Ha alabado que los servicios públicos “están en puestos de privilegio y cabeza de todos los indicadores”, mencionando a la Sanidad, la Educación o la Dependencia en el ámbito de los Servicios Sociales.

Mañueco ha pedido “salir adelante” desde ese sentimiento de orgullo y seguir trabajando “con el sacrificio de todos”, reconociendo la labor de toda la Comunidad como “algo que hoy abre la puerta a la esperanza de par en par, la vacunación“.

Ha mencionado la “valía de los hombres y mujeres de esta tierra” para mostrarse “convencido” de que van a salir adelante, recordando que tras 500 años “una vez más el destino y la historia vuelve a colocar ante una crisis mundial“, ante la que pide superar “unidos”.

El presidente de la Junta va a visitar las localidades de Peñaflor de Hornija, Torrelobatón, Marzales y, por último, Villalar de los Comuneros, dentro de un recorrido de acontecimientos que marcaron aquellas horas y días de hace quinientos años, hasta la decapitación de los líderes comuneros Bravo, Padilla y Maldonado.