Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, consideró que el sistema autonómico ha demostrado ser un instrumento “eficaz y útil” en la lucha contra la pandemia y para impulsar el futuro de España, como señaló durante el discurso institucional en la celebración del Día de la Comunidad.

“Las autonomías españolas hemos demostrado ser instrumentos esenciales y útiles en esta lucha. Y lo seremos para impulsar el país que queremos, para el futuro de España. Con lealtad y sentido de Estado”, ha añadido, para agregar que lo harán colaborando con el Gobierno de España. “Las autonomías merecen, por tanto, una consideración y protagonismo”.

Mañueco comenzó su intervención admitiendo que hoy Castilla y León vive su fiesta “sin celebraciones, teñidos de luto, con mucho dolor” y con las “restricciones” que impone la pandemia del Covid-19. “Son días de incertidumbre, de preocupación para todos y, también, de gran pesar por las personas fallecidas”, señaló para mostrar todo el “afecto y cariño” para familias y amigos de las víctimas. “Su dolor también es el nuestro, es un sufrimiento compartido”, agregó.

ESPERANZA TRAS LAS VENTANAS

Sus palabras de ánimo se extendieron a las personas afectadas y aisladas, y a las que están soportando y padeciendo dificultades e incertidumbre en su vida laboral y social. Unas dificultades que muestra la “templanza” de los castellanoleoneses asumiendo su responsabilidad en el confinamiento.

“Las calles pueden estar vacías, pero la esperanza se mantiene tras las ventanas y los balcones que se abren cada tarde para aplaudir la entrega y sacrificio de nuestros sanitarios en su generosa lucha es el grito de la ilusión y del anhelo conseguir un futuro mejor y nuevo. Ellos son los primeros héroes, a los que siguen de forma silenciosa miles de personas y cuyo trabajo es esencial para proteger nuestras vidas”, agregó.

Mañueco también tuvo palabras para los que garantizan el abastecimiento alimentario y de primera necesidad, desde agricultores y ganaderos a comercios, empleados públicos que están haciendo un “esfuerzo” para que todo funcione, o como a periodistas y medios de comunicación. “A todos ellos, que se exponen con valentía por los demás, de verdad, muchas, muchas gracias”.

ORGULLO DE PERTENENCIA

Por eso, y apelado al Día de la Comunidad, Mañueco enfatizóque los ciudadanos deben sentirse muy “orgullosos de ser y pertenecer a Castilla y León. Orgullosos de sus tierras, en las áreas urbanas y en el mundo rural. De cómo se ha actuado”.

En este punto, incidió en que en algunas provincias, como Segovia o Soria, los recursos sanitarios han sido sometidos a una dura prueba. “He podido comprobar en persona el esfuerzo extraordinario y la solidaridad de las mujeres y hombres de la atención primaria y de hospitales”. También en Ávila, citó, donde han sabido responder con “fuerza y tesón” al “agresivo” desafío del coronavirus. Otras con menor incidencia han mantenido con “responsabilidad” el “compromiso y la disciplina social”, como Palencia y Zamora. “Todas demostrando solidaridad. Como Salamanca que, pese a su difícil situación, envió sus profesionales donde eran más necesarios”.

“O compartiendo y ofreciendo recursos”, añadió el presidente de la Comunidad: “Es el caso de los hospitales de Valladolid, dispuestos para acoger pacientes de las provincias vecinas si se necesitaba. Y avanzando en las respuestas. Así Burgos, de las primeras provincias afectadas, fue también de las primeras en poner marcha restricciones que luego fueron de aplicación general”, añadió para subrayar cómo León, “sede de importantes centros investigadores y farmacéuticos, trabaja con firmeza para aportar soluciones”.

“Pero, junto a sus tierras, también debemos estar orgullosos de las instituciones públicas y privadas y los agentes sociales y económicos de Castilla y León”, continuó Mañueco, que advirtió que el diálogo institucional, el diálogo social y el diálogo político “es y será necesario” para afrontar esta crisis y prepararse para “el día después”.

APOYO PARA EMPRESARIOS, AUTÓNOMOS Y TRABAJADORES

Durante su intervención, Mañueco también valoró la buena relación y la coordinación con el Gobierno de España y el resto de autonomías, así como la unidad política en Castilla y León, que ha reforzado “en la lucha contra la pandemia”. “Debemos reconocer el esfuerzo, la dedicación y el papel fundamental de nuestros ayuntamientos y diputaciones para atender y satisfacer las necesidades de la gente. El diálogo, con ánimo de pacto, de colaboración, será esencial para la recuperación”.

Además de agradecer el apoyo de Autonomías como la de Asturias, La Rioja y el Ayuntamiento de Madrid, insistió en que la Junta afronta este “grave” momento “con entrega, trabajando sin descanso e integrando los esfuerzos de los agentes públicos y privados”.

“Y lo hace, -mantuvo el presidente de la Junta-, “con lealtad hacia el Gobierno de la Nación, con proporcionalidad en las medidas y plena transparencia. Como todos, hemos ido aprendiendo con los hechos ante una situación única. Mirando atrás, quizás, algunas cosas se hubieran podido hacer de otra manera. Desde la humildad, debemos pedir perdón si alguna decisión no fue del todo acertada. Toda la experiencia que vamos adquiriendo la volcamos en nuestra gestión del día a día”, subrayó.

Además, Mañueco advirtió que los momentos “más duros” de la pandemia se están superado, pero que la salida de la crisis también será complicada. Así auguró “mucho trabajo por delante para frenar la pandemia, reactivar pronto la economía y evitar heridas profundas que provoquen cicatrices sociales. Nuestros empresarios y autónomos, nuestros trabajadores, contarán con nuestro apoyo. No va a ser fácil porque no existe receta milagrosa. Quien piense otra cosa se equivoca”.