Alfonso Fernández Mañueco e Isabel Díaz Ayuso. Archivo / EFE

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido este lunes que esta Comunidad está “un poquito más aperturista que la Comunidad de Madrid” y ha remitido a la evolución de la pandemia para determinar en los próximos días si se plantea o no aplicar de nuevo el toque de queda o el cierre perimetral.

Si se sigue frenando el contagio, en la Junta de Castilla y León no nos planteamos pedir el toque de queda ni el cierre perimetral“, ha sostenido durante su comparecencia ante la prensa durante su visita al municipio soriano de Garray, donde ha pedido confianza hacia una evolución favorable de la pandemia, principalmente por la tendencia de bajada de las últimas semanas y el avance de la vacunación.

Mañueco ha remitido al análisis y a la “reflexión profunda” que en las próximas semanas realizará el Consejo de Gobierno para determinar si Castilla y León toma unas medidas u otras, en una situación post-estado de alarma en la que ha criticado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya “desaparecido” y haya hecho una “dejación lamentable de su responsabilidad”.

Preguntado en varias ocasiones sobre la decisión que tomaría la Junta en caso de que el Tribunal Supremo avale el establecimiento de medidas como el cierre perimetral y el toque de queda, Mañueco ha insistido en que van “a esperar” a la decisión sobre lo ocurrido en otras autonomías, aunque ha recordado que en octubre pasado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León emitió una resolución en la que planteó que ese tipo de medidas debían estar vinculadas a una legislación excepcional, en referencia al estado de alarma.

Ha reconocido que “cada comunidad autónoma es distinta” y, al ser preguntado por la diferencia en la gestión con la Comunidad de Madrid, ha tachado de “odiosa” esa comparación, ya que cada dirigente toma las decisiones que considera oportunas en cada momento y en cada diferente circunstancia.

No obstante, ha defendido que con el cierre de la hostelería ampliado a las doce de la noche y el resto de medidas aplicadas, en Castilla y León las normas son “un poquito más aperturistas que en la Comunidad de Madrid”, aunque ha insistido en que irán analizando cada momento desde el punto de vista epidemiológico.

Lo importante es la vacunación“, ha remarcado el presidente, convencido de que es lo que frena los contagios y supone “la puerta abierta a la esperanza”, por lo que ha criticado al Gobierno por no hacer “lo poco que tiene que hacer, que es conseguir las vacunas”. “No está a la altura“, ha resumido Mañueco, convencido de que, en el caso de la provincia de Soria, la campaña de vacunación es “para sentirse orgullosos y satisfechos”, con el 33% de la población inmunizada y con el 46% al menos con una dosis ya puesta.