Mañueco e Igea avalan la unidad de un Gobierno para cuatro años

Ambos mandatarios destacan el “buen ambiente” dentro del Ejecutivo “conjunto y solidario” y “en pleno rendimiento” y admiten caracteres diferentes pero complementarios

16
Francisco Igea (i) y Alfonso Fernández Mañueco (d). / europa press
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco, y el vicepresidente y portavoz, Francisco Igea, de Ciudadanos, coincidieron ayer al avalar la unidad de su gobierno de coalición y han garantizado que se mantendrá durante toda la legislatura ya que, según ironizaron, nadie como los partidos en la oposición, con mención especial al PSOE, están haciendo tanto para cohesionar al bipartito. “Va a durar”, aseveraron.

Este es uno de los principales mensajes que trasladaron Fernández Mañueco e Igea en una rueda de prensa conjunta para haber balance de sus cien primeros días (el presidente tomó posesión el 12 de julio y los consejeros el miércoles 17) que, según aclararon, se retrasó unos días al coincidir la efeméride con el periodo de las elecciones generales del pasado 10 de noviembre.

Fernández Mañueco destacó, en concreto, la “unidad de acción” y el “buen ambiente” de trabajo del gobierno “conjunto y solidario para lo bueno y para lo malo”, “en pleno rendimiento” y “transformador” conformado por PP y Ciudadanos, dos fuerzas “de rasgos de similares características” a las que ha significado como moderadas, centradas y liberales para destacar que ofrecen “estabilidad” a Castilla y León.

Por su parte, Francisco Igea reivindicó las “múltiples ventajas” que representa tener un gobierno conjunto porque aporta competencia, control interno y amplitud del mensaje y conjuga además “experiencia” y “empuje”, dos cualidades que, según precisó, reúnen tanto los seis consejeros del PP, en los que ve no obstante más experiencia de gobierno, como los cuatro de Cs, de los que destacó ese tirón para cambiar las cosas y sacar de la inercia al partido que gobernaba Castilla y León hasta ahora.

“Tiene sus desventajas (el Gobierno en coalición), es verdad”, reconoció el vicepresidente que, a renglón seguido, aclaró que esta circunstancia no se ha dado “en ningún caso” en Castilla y León, entre otras cosas por la “excelente tarea”, la “capacidad de escucha” y la “santa paciencia” del presidente de la Junta, quien tras agradecer la “generosidad” y el “cariño” de las palabras de “Paco”, su “amigo”, aseguró que aprendió mucho de su vicepresidente y portavoz en su afán por mejorar sin conformarse con el siempre se hacía así.

“No somos iguales pero nos complementamos perfectamente”, aseguró el presidente de la Junta, quien, preguntado por la evolución del “matrimonio de conveniencia” al que se refirieron Fernández Mañueco e Igea cuando firmaron el Acuerdo de Gobernabilidad, parafraseó a Santa Teresa de Jesús y a San Juan de la Cruz para exclamar: “Donde no hay amor pon amor y recibirás amor”.

Según explicó, el presidente y el vicepresidente pusieron encima de la mesa los intereses de Castilla y León, las personas y el “proyecto común para esta tierra”, que según ha asegurado también, “trasciende y supera” a lo que representan PP y Ciudadanos como partidos políticos.
“En España se podría hacer algo de similares características”, reivindicó al respecto el presidente que abogó por poner el interés general por encima de posiciones personales.