Mañueco destaca la empresa familiar para el arraigo rural

El presidente de la Junta considera que este tipo de sociedades ayudan a que retorne el talento

39
Mañueco (i) posa junto al presidente de la asociación Empresa Familiar, César Pontvianne (d).
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, destacó ayer la función de la empresa familiar como agente para el arraigo de la economía en las zonas rurales y en el retorno del talento que salió de la comunidad con motivo de la crisis.

Fernández Mañueco y el presidente de la asociación Empresa Familiar de Castilla y León, César Pontvianne, suscribieron el II Plan para el Crecimiento Innovador, mediante el que se facilita financiación a las pymes para que desarrollen proyectos innovadores.

Mañueco indicó que la empresa familiar tiene la característica de arraigarse más fácilmente en el territorio en el que se asienta por lo que su deslocalización es “más difícil”, por lo que están contribuyendo a la “sostenilbilidad del sistema económico de Castilla y León”.

El presidente de la Juntaconsideró un “éxito” el primer plan que ha contado con el apoyo de los grupos políticos de la comunidad autónoma y que cuenta con fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

En el balance de plan anterior, que se emprendió hace dos años, el presidente de la Junta ha señalado que ha servido para desarrollar 43 proyectos innovadores, de los que un 75 por ciento han servido para fomentar el empleo en las zonas rurales.

Mañueco recordó que estos proyectos se corresponden “con todos los sectores”, pero tuvo una especial incidencia a los vinculados con el Medio Ambiente, pero también los hay del ámbito sanitario.

Ha recordado que el primer Plan de Crecimiento Innovador ha facilitado 90 millones de euros de financiación, con lo que la inversión inducida ha llegado a los 307 millones.
Todo ello, según dijo, para crear 2.053 empleos nuevos, además de la consolidación y mantenimiento de 8.576 puestos de trabajo.

Por ello y después de considerar un éxito el primer plan, que ya recibió el apoyo de las Cortes de Castilla y León, el presidente de la Junta ha puesto de manifiesto la importancia de la colaboración público-privada para el fomento del tejido empresarial.

El presidente de la asociación Empresa Familiar de Castilla y León destacó que las empresas que participaron del primer han crecido un 15 por ciento y ha resaltado su incidencia en su desarrollo porque “toda empresa que no crece desaparece”.

César Pontvianne advirtió de que el programa de crecimiento innovador supuso facilitar la financiación de las empresas de una manera alternativa a los mercados financieros tradicionales y reconoció que su tramitación para las empresas se lleva a cabo de una manera más sencilla.

Después de resaltar el apego de las pymes al territorio en el que se asientan, el presidente de la Empresa Familiar de Castilla y León ha apuntado que el segundo Plan de Crecimiento Innovador llega en un momento en el que existen “incógnitas abiertas” en la política nacional.