Mañueco defiende bajar impuestos pero exige una armonización fiscal

El presidente de la Junta pide un nuevo modelo de financiación autonómica que iguale “a la baja” la carga impositiva de las comunidades • Igea promete “pelea” para conseguirlo

71
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. / EFE
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, subrayó que la bajada de impuestos está “en el ADN del Partido Popular” si bien reclamó una nueva financiación autonómica que permita una armonización fiscal “a la baja, no al alza” entre las comunidades.

Así lo expresó Fernández Mañueco ayer en declaraciones a los medios de comunicación en el acto de toma de posesión de la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, la también popular Isabel Díaz Ayuso.

En su declaración inicial, Fernández Mañueco destacó que Madrid y Castilla y León tienen por delante un “gran proyecto de futuro, que se llama España” y que ambas comunidades van a construir con gobiernos sobre las bases de “la moderación, las políticas centradas y liberales, de las que traen el éxito a nuestras sociedades y a nuestra tierra”, entre lo que destacó las políticas de bajada de impuestos que “permiten el estímulo de la actividad económica y de la creación de empleo”.

Al ser preguntado sobre en qué medida pueden afectar las bajadas de impuestos en Madrid, anunciadas por la nueva presidenta, a provincias castellanoleonesas limítrofes como Ávila y Segovia, Fernández Mañueco defendió que la bajada de impuestos está “en el ADN del PP”, ya que incidió en que es positiva.

Sin embargo, matizó que apuestan por un modelo de financiación autonómica que permita la armonización fiscal y la igualdad “entre todas las comunidades” pero “a la baja y no al alza”, ya que esas subidas, en su opinión, “crean al final más paro”.

Con esa armonización, añadió, se debería incorporar nuevos recursos a las comunidades para favorecer la gestión de los servicios públicos.

El presidente de la Junta consideró que la Comunidad de Madrid “hace uso de su prerrogativa autonómica y la capacidad que tiene de bajar impuestos”.

Por su parte, recalcó que cree en la bajada de impuestos y recordó que en la campaña electoral y en su discurso de investidura como nuevo presidente de la Junta habló de la supresión del impuesto de sucesión entre familiares, del descenso progresivo “a medida que el crecimiento económico lo permita” del IRPF o de medidas fiscales que favorezcan la adquisición de la primera vivienda en el medio rural.

Pelea ante cualquiera

Por su parte, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, prometió “pelea” a favor de la armonización fiscal contra Madrid, País Vasco, Navarra “y quien haga falta”, en referencia a la histórica rebaja impositiva anunciada por Díaz Ayuso.

En su comparecencia ante los medios tras la celebración del Consejo de Gobierno, primero de los celebrados tras el parón estival, el portavoz del Ejecutivo castellanoleonés se mostró cauto a la espera de que Díaz Ayuso concrete esa rebaja de tributos, pero también al objeto de conocer si Pedro Sánchez podrá constituir gobierno y sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado para conocer los ingresos a cuenta con los que poder elaborar las cuentas regionales.

En cualquier caso, y como declaración de principios, Igea recordó que la Junta es partidaria de la “armonización fiscal para evitar la competencia desleal entre territorios y lograr la igualdad entre todos los españoles”, de ahí, como insistió, en que los dos socios del Gobierno regional, PP y Cs, estarán en la “pelea” contra las comunidades de Madrid, País Vasco, Navarra “y quien haga falta”, tras la experiencia de que este tipo de situaciones generan “daños y la fuga de empresas”.

En su comparecencia ante los medios, Igea, a modo de réplica respecto de las últimas declaraciones del secretario del PSCyL en las que éste pedía a la Junta beligerancia contra la discriminación impositiva, expresó su satisfacción ante el cambio de parecer de Tudanca. “Nos congratula que el señor Tudanca, que había anunciado un incremento de impuestos por valor de mil millones, se suba ahora al carro y crea que la diferencia fiscal no es tan buena”, sentenció.