El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (i), y el presidente del Consejo Regional de Cámara de Comercio e Industria, Antonio Miguel Méndez Pozo (d), conversn durate la firma de un protocolo de colaboración para impulsar la recuperación económica, este martes en Palencia. EFE/ A. Alvarez
Publicidad
EFE / PALENCIA

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha destacado “la resistencia” de Castilla y León ante la crisis económica provocada por la Covid-19, por lo que ha confiado en que se sitúe entre las comunidades que encabecen la recuperación económica, con una caída del PIB y unos niveles de deuda y de paro inferiores a la media nacional. Durante la firma del Protocolo de Colaboración con el Consejo Regional de Cámara de Comercio e Industria, celebrada este martes en Palencia, Fernández Mañueco ha recordado que la actual crisis sanitaria ha tenido un profundo impacto económico, social y presupuestario, paralizando o replanteando la actividad de muchas empresas, pymes y autónomos, y obligando a priorizar gastos al mismo tiempo que se reducen ingresos.

De hecho, ha asegurado que “la Covid-19 ha transformado radicalmente nuestra sociedad y la economía” y que ha provocado “la mayor crisis” vivida desde la Segunda Guerra Mundial, provocando “una rápida y profunda contracción” de la economía y “el mayor retroceso del PIB que hemos vivido y que ha afectado a casi todos los sectores económicos”. Sin embargo, el presidente ha destacado que según señala la AIReF, Castilla y León ha sido la quinta Comunidad que mejor ha resistido esta fuerte contracción de la economía, mejorando en casi tres puntos la media nacional (-18,5 frente al -22,1%).

Por ello, aunque ni Castilla y León, España o Europa podrán hablar de recuperación hasta 2022, ha asegurado que “lo peor ya ha pasado” porque se está experimentando cierta recuperación, y ha confiado en que Castilla y León, “al mostrar mayor resistencia en los peores momentos, pueda encontrarse en el grupo de cabeza de la recuperación en los próximos meses”. En este sentido, ha apostado por trabajar para que este año concluya con una caída del PIB y unos niveles de deuda y paro inferiores a las medias nacionales.

Para ello, ha subrayado “el compromiso irrenunciable de la Junta de Castilla y León con la salud” como única forma de garantizar una recuperación económica “sostenible” y la “firme apuesta” del Ejecutivo autonómico por el diálogo y la colaboración para la elaboración de los presupuestos autonómicos. Al respecto, ha recordado la invitación realizada a todos los partidos políticos con representación parlamentaria para negociar las cuentas autonómicas y ha asegurado que esta negociación, que debe ser independiente de la situación estatal, “se presenta como difícil pero no imposible” y que necesita “unidad, confianza, solidaridad y esfuerzo”.

En relación a estos presupuestos, Fernández Mañueco ha avanzado que, teniendo en cuenta que tendrán una clara prioridad por el gasto social y sanitario, deberán contar también con los recursos necesarios para apoyar a todos los sectores productivos de la Comunidad y seguir ejecutando el Pacto por la Recuperación. Asimismo, estarán enfocados hacia el proceso de modernización de Castilla y León, centrado en la apuesta por la nueva economía, la transformación digital, la sostenibilidad, los servicios de calidad y el desarrollo rural.

Entre sus objetivos, el impulso al crecimiento empresarial y a un nuevo Plan Director de Promoción Industrial; avanzar en el reequilibrio territorial a través de los Planes Territoriales Industriales, donde el reciente Plan de Ávila es buen ejemplo; apoyar los sectores agroalimentario y de automoción, que suponen la mitad del PIB industrial; y apostar por la apertura hacia el exterior, con un nuevo Plan de Internacionalización en 2021, que buscará duplicar la presencia de Castilla y León en 20 países.