02MAX202109529582
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en rueda de prensa. / ICAL

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha respondido este martes que a quien da su aval es “a la Atención Primaria“, al ser preguntado por si da su aval a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para seguir adelante con sus planes de reforma sanitaria.

En rueda de prensa en Burgos, Mañueco ha asegurado que no hay discrepancias con la consejera de Sanidad, Verónica Casado (Cs), y ha recordado que ambos se han comprometido en sede parlamentaria en varias ocasiones a que no se cierre ningún consultorio en la comunidad y se vuelva a la presencialidad, para lo que ya se están dando los pasos necesarios. Mañueco se ha comprometido a “blindar” la Atención Primaria en el medio rural y ha evitado relacionar los planes de Sanidad con el denominado “Plan Aliste” que ve únicamente como un “nombre popular”.

El presidente ha asegurado que Castilla y León es una de las comunidades autónomas con más porcentaje de gasto en sanidad y es la que más médicos por habitante tiene en España. No obstante, ha reconocido que el principal problema es la escasez de profesionales sanitarios, aunque ha insistido en que es un problema estatal, por lo que ha pedido al Gobierno central una convocatoria extraordinaria para médicos Internos Residentes y que se agilice la homologación de titulados no comunitarios.

Además, ha apuntado la intención de la Junta de apostar por la telemedicina y mejorar la conexión de atención primaria y hospitalaria y reforzar las urgencias con más transportes y la entrada en servicio de un helicóptero nocturno.

En cuanto a la polémica por la negativa a conceder una prórroga para retrasar dos años la inminente jubilación de un oncólogo del Hospital Universitario de Burgos (Burgos), Mañueco ha explicado que se decidió por la aplicación de una normativa aprobada hace años y ha reconocido que convendría “valorar” si sigue siendo útil en este caso concreto y, tal vez, con carácter general.

En este asunto, ha restado importancia a las críticas del presidente del PP en Burgos, Borja Suárez, a la gestión del director gerente del HUBU, que ha atribuido a que “actuó como catalizador de varios profesionales del hospital y lo que hace falta es dialogar porque, aunque funciona bien, pueda funcionar mejor”.