Prestaci�el HUB de Investigaci� Innovaci�n Salud de Castilla y Le�
Inauguración del HUB de Innovación. / Miriam Chacón

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró ayer que el Gobierno regional prevé duplicar la masa crítica de investigadores en salud de la Comunidad, pasando de 1.000 a 2.000, para lo cual buscarán “promover que los profesionales sanitarios participen en tareas investigadoras”. En este sentido, remarcó que aumentarán en cerca de 200 los empleos en personal de investigación y de apoyo en investigación e innovación y duplicarán también los grupos e institutos de investigación sanitaria existentes.

Así lo apuntó en la Sala de Cámara del Centro Cultural Miguel Delibes, en Valladolid, donde ayer inauguró el HUB de Investigación e Innovación en Salud de Castilla y León, una herramienta que confía en que será “una palanca de transformación del modelo sanitario, del sistema productivo y social de la Comunidad”. Con ese propósito se ha elaborado el Plan Estratégico de Investigación e Innovación en Salud de Castilla y León, 2023- 2027, que ha contado para su preparación con “una participación amplísima”, y mediante el cual la Administración autonómica apoyará “más que nunca” a investigadores y a quienes apuestan por la investigación sanitaria. “Queremos que seáis cada vez más”, recalcó.

Mañueco afirmó que “Castilla y León es una potencia en el sector biosanitario y biotecnológico”. “Destacamos en investigación, innovación farmacéutica, tecnología digital, genómica y otras fortalezas. Nuestro sistema de salud es de los mejores de toda España y tenemos un gran número de empresas punteras en el área biosanitaria”, apuntó, antes de aplaudir el “esfuerzo de innovación” que se realiza “tanto desde el sistema sanitario público como a través de las empresas privadas”, con la meta de “generar crecimiento económico y apostar por el desarrollo territorial”.

El presidente anunció también la intención de la Junta de duplicar los grupos e institutos de investigación sanitaria existentes en la Comunidad, que actualmente cuenta con dos (Ibsal en Salamanca e IBioVALL en Valladolid), creando dos nuevos en León y en Burgos. En todos ellos prevén movilizar 30 millones en investigación sanitaria en Castilla y León, creando asimismo una “red colaborativa” entre estos institutos y el restos de estructuras investigadoras.