Consejo de Gobierno
Fernández Carriedo durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. / Leticia Pérez

El Consejo de Gobierno aprobó ayer la contratación del servicio de terapias respiratorias domiciliarias en el ámbito de la Comunidad de Castilla y León, por importe de 65,95 millones de euros para los próximos tres años.

Existen ciertos procesos que, en determinadas situaciones clínicas, requieren para su tratamiento del uso de técnicas de terapia respiratoria. En gran parte, su aplicación se desarrolla en el medio hospitalario, pero en ocasiones puede efectuarse en el propio domicilio del paciente, siempre y cuando concurran determinadas circunstancias y requisitos, evitando así hospitalizaciones innecesarias.

 

3,67 millones en Segovia

Por áreas de salud y lotes, el importe que se licitará, se distribuye por provincias. Así, Ávila contará con 4,92 millones de euros; Burgos 9,66; León, 6,41 millones; El Bierzo 3,461 millones; Palencia, 4,28 millones; Salamanca 9,8; Segovia 3,67; mientras que en Soria serán 3,39 millones; Valladolid Este, 9,39 millones; Valladolid Oeste, 7,11, y Zamora, 3,82 millones.

Con esta contratación se da servicio a esos pacientes con enfermedades respiratorias, lo que requiere, entre otras cosas, de atención sanitaria en el domicilio, así como el suministro de equipamiento específico que exige un mantenimiento estricto (asistencia técnica 24 horas al día, vehículos, almacenes, talleres, servicios especializados, etc.).

El objetivo final es el mantenimiento de un correcto estado ventilatorio de los pacientes, que tiene como efectos directos un descenso en la frecuentación hospitalaria y en la comorbilidad asociada, mejoría en la calidad de sueño, en la función psicofísica y en la capacidad de realizar actividades físicas.

Se trata de la oxigenoterapia crónica, usada para la administración de oxígeno en el domicilio a pacientes con insuficiencia respiratoria crónica; la ventilación mecánica, para el tratamiento domiciliario de la insuficiencia respiratoria crónica en pacientes que requieren soporte ventilatorio parcial o total; el tratamiento del síndrome de apnea o hipoapnea del sueño o CPAP -suministro de aire durante el sueño a presión continua positiva prefijada-; y la aerosolterapia, destinada a la administración de fármacos por vía inhalatoria mediante el uso de aerosoles.

 

Riesgos laborales

El Consejo de Gobierno autorizó el contrato de los servicios de seguridad y medicina del trabajo para 57.039 empleados de la Administración autonómica, por 8,5 millones de euros por tres años. La prevención de riesgos laborales en la Administración de la Comunidad de Castilla y León viene desarrollándose de forma mixta desde 2013, utilizando servicios de prevención propios para las especialidades de higiene, ergonomía y psicosociología, y ajenos para seguridad y medicina del trabajo. Estos servicios de prevención ajenos son el objeto de dicho contrato, y constan de cuatro elementos de “gran importancia” para la seguridad de los empleados públicos.

El primero de ellos es la evaluación de los riesgos laborales y la posterior planificación de la actividad preventiva, es decir, el análisis de las condiciones de trabajo para saber qué áreas de seguridad potenciar en cada caso, en función del desempeño y de los potenciales riesgos que conlleva cada actividad.

El segundo es la organización de actividades preventivas específicas de seguridad en el trabajo para evitar los potenciales accidentes, y de medicina en el trabajo, para vigilar de forma periódica la salud de los empleados públicos.

El tercero es la formación, para que comprendan los riesgos, las actividades preventivas y los hábitos saludables en el trabajo.

El cuarto y último es la planificación de la gestión preventiva.