Fotograma del programa de Cuatro. / E.A.
Fotograma del programa de Cuatro. / E.A.

La alcaldesa de Segovia, Clara Luquero, no vio el lunes el programa de ‘Cuatro’. No quiso verlo. Intuía el tratamiento que se iba a dar en el reportaje al CAT, según desveló ayer a un grupo de periodistas segovianos. Reconoció haber sentido “fatal” en la entrevista que concedió al equipo del programa, por su “falta de educación”. “No me había visto en una situación similar en mi vida”, confesó la regidora, quien dijo preferir ahorrarse calificativos sobre ‘En el punto de mira’.

“Yo estoy acostumbrada a tratar con [periodistas] profesionales”, prosiguió Luquero, quien censuró la “agresividad” con ella del entrevistador. “No me permitía responder”, aseguró, añadiendo que, según lo que la han contado, “en el programa solo aparecen momentos en los que me saca de quicio y contesto como cae”. La alcaldesa también indicó que el entrevistador actuó de igual forma con los vecinos de Segovia a quienes preguntó. “Si no contestaban [los vecinos] a lo que él quería, no le valía; el quería oír algo y no paraba hasta conseguirlo”, agregó. “Es impresentable este tipo de periodismo”, defendió Luquero.

Bayón tenía ayer una visión similar del programa a la de la regidora. “Fue un reportaje de televisión propio de prensa amarilla, sensacionalista y de baja calidad”, sostuvo el edil, que tuvo la sensación de que el equipo de grabación venía con un discurso ya preestablecido y lo único que quería en Segovia era confirmar sus tesis, sin dar oportunidad de hablar a los representantes del Ayuntamiento. “Se quería generar momentos de tensión con Clara [Luquero]”, añadió el concejal, quien defendió que ‘En el punto de mira’ emitido el lunes cumple con todos los requisitos para ser considerado “un programa basura”.