Los grupos de acción local comparten el modelo de ordenación del territorio de la Junta

El presidente de Princal califica de “sangrante” la propuesta de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) y asegura que en Castilla y León no sobra ni un municipio.

9

El presidente de la Federación para el Desarrollo y la Promoción Rural de Castilla y León, Princal, y de la Red Estatal de Desarrollo Rural (Reder), José Andrés García Moro, aseguró hoy en Valladolid que el modelo de ordenación del territorio que plantea la Junta se ajusta a la realidad de la Comunidad, a la vez que calificó de “sangrante” la propuesta de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), asegurando que se trata de “un alarde de desconocimiento supino de lo que es la realidad de numerosas regiones”. “Le recuerdo a la FEMP que el 98 por ciento de los municipios de Castilla y León son menores de 10.000 habitantes, por lo que su propuesta supondría la desaparición del territorio rural de nuestra región”.

Antes del inicio de la jornada ‘Presente y futuro de Ledercal’, organizada por Reder y Princal, García Moro aseveró: “Los grupos de acción local llevamos trabajando 20 años y hemos demostrado que el mundo rural está mejor adaptado para superar la crisis que otros modelos”.

A su vez, afirmó que “ni sobran municipios, ni sobran alcaldes”. “Siempre estaremos al lado de la Junta defendiendo su modelo de ordenación del territorio. Consideramos que en Castilla y León hay un modelo que lleva mucho tiempo desarrollándose y que no es otro que el de las mancomunidades y los grupos de acción local. Conjugando ambas fórmulas podemos lograr un modelo de desarrollo territorial perfectamente adaptado, sostenible y que dinamice nuestra Comunidad”. De todas formas, García Moro apuntó que es necesario reordenar las competencias, evitar duplicidades y buscar una gestión cercana al ciudadano.

Por su parte, la viceconsejera de Administración y Gobierno del Territorio de la Junta de Castilla y León, María José Salgueiro, destacó que en el modelo de ordenación del territorio en el que trabaja la Administración Regional no se contempla la desaparición de municipios, al igual que tampoco aparece en los planes del Gobierno, desde donde se plantea “una fusión voluntaria de municipios”.