El Índice de Precios al Consumo (IPC) creció en Castilla y León un 3,1 por ciento en marzo en términos interanuales, una décima menos que la media nacional. Se trata de una subida que está tres décimas por encima de la registrada en diciembre. En la variación mensual, los precios crecieron un 0,6 por ciento respecto a febrero (0,8 por ciento en España). En ambos casos, se encuentra detrás, fundamentalmente, al encarecimiento de la factura eléctrica, donde el IVA ya pasó del 10 al 21 por ciento y elevó la inflación un 2,1 por ciento en relación al mes anterior y un 4,4 por ciento en lo que va de año.

Este aumento interanual es el tercero más bajo de todas las autonomías, solo por encima de La Rioja y Cantabria (tres por ciento), si bien este 3,1 por ciento iguala los de Andalucía, Asturias, Cataluña y Madrid, según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y recogidos por la Agencia Ical. El aumento interanual fue generalizado en febrero, con un crecimiento de los precios liderado por Extremadura (3,6 por ciento).

En la evolución mensual de Castilla y León, los precios crecieron un 0,6 por ciento de media, subida liderada por la vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, que lo hicieron un 2,1 por ciento en relación a febrero. Le siguieron el ocio y la cultura (1,7 por ciento), el vestido y calzado (uno por ciento, por el fin de las rebajas, ya que acumula una bajada del 11,6 por ciento en lo que va de año) y la restauración y los hoteles (0,7 por ciento). Por contra, se mantuvieron neutras las bebidas alcohólicas y el tabaco y la enseñanza; y descendieron los precios en comunicaciones y en alimentos y bebidas no alcohólicas (un 0,1 por ciento en ambos capítulos).

En la variación anual, sin embargo, el IPC de Castilla y León registró los mayores crecimientos en hoteles, cafés y restaurantes (seis por ciento), bebidas alcohólicas y tabaco (4,5 por ciento) y alimentos y bebidas no alcohólicas (4,4 por ciento). También subieron los precios, con respecto al pasado año, de vestido y calzado (uno por ciento), ocio y cultura (3,3 por ciento), transporte (2,9 por ciento), sanidad (2,1) y la vivienda y electricidad (2,1 por ciento); mientras que los aumentos en comunicaciones y enseñanza (0,4 y 0,5 por ciento, respectivamente) fueron más moderados.

Burgos, a la cabeza
Por provincias, la variación interanual de los precios al consumo estuvo por encima del tres por ciento en todas las provincias, a excepción de Valladolid, donde subió un 2,7. Encabezan esta evolución Burgos, Salamanca y Segovia (3,4 por ciento), seguidas de Ávila (3,3) y Zamora (3,2), mientras que en Soria y León los precios crecieron un 3,1 por ciento, y en Palencia, un tres por ciento.

En la comparativa con el mes de febrero de este año, sin embargo, la subida más pronunciada se registró en Soria, con un 0,9 por ciento. A continuación, Zamora, Burgos y Segovia, con un 0,7 por ciento; León, Palencia, Ávila y Valladolid (0,6) y cierra Salamanca, con un 0,4 por ciento.