Los funcionarios de la Junta protestan en Valladolid. / efe
Publicidad

Los empleados públicos de la Junta de Castilla y León se concentraron ayer ante las delegaciones territoriales y cortaron algunas calles, acompañando a los paros convocados por los sindicatos CSIF, CCOO y UGT, para reclamar la jornada laboral de 35 horas semanales. Algo más de 300 empleados públicos, según fuentes policiales, se concentraron ante la delegación territorial en Valladolid y cortaron una de las arterias más céntricas de la ciudad, encabezados por una pancarta con el lema “Junta de Castilla y León: cumple tus acuerdos. 35 horas ya”.

Los manifestantes, que portaban las banderas de los tres sindicatos convocantes, mantuvieron cortada la calle Duque de la Victoria con una concentración a la que asistieron los secretarios generales de la UGT de Castilla y León, Faustino Temprano, y de CCCO, Vicente Andrés. Ana Rosa Cerrón, responsable del Área Pública de CCOO de Castilla y León, concedió en declaraciones a los periodistas escasas posibilidades para solucionar el conflicto a la reunión prevista para el próximo lunes con altos cargos de la Consejería de la Presidencia.

La dirigente de CCCO insistió en que la Junta tiene que cumplir el acuerdo a partir del 1 de enero para la implantación de las 35 horas semanales, mientras los manifestaciones advertían a gritos: “No es negociación, es aplicación”.

Decenas de empleados públicos de la Junta, acompañados de dirigentes de UGT, CCOO y CSIF, exigieron a las puertas de la Delegación Territorial de León la recuperación de la jornada de 35 horas semanales.

Estos dirigentes sindicales llamaron la atención sobre la gravedad de que, según ellos, la Junta de Castilla y León incumpla los acuerdos que firma por considerar que resta credibilidad a sus actuaciones.

En Salamanca, medio centenar de empleados públicos autonómicos se concentraron ante la Delegación Territorial para manifestar su “gran malestar” con la Junta, a la que advirtieron que “habrá más movilizaciones si no se llega a un acuerdo antes del 6 de noviembre”.

Burgos

Unos doscientos empleados se manifestaron en Burgos y la presidenta provincial del CSIF, Silvia Cámara, insistió en que el acuerdo tenía que estar aplicado desde el pasado 1 de septiembre y no aplazarlo a diciembre del año que viene. Respecto a la huelga convocada para el próximo día 6 y en plena campaña electoral, Silvia Cámara recordó que es una convocatoria “perfectamente legal” y que la coincidencia “es el problema de los políticos”.

Un centenar de empleados públicos de la Junta de Castilla y León y representantes sindicales se concentraron a las puertas de la delegación territorial de la Junta y cortaron durante unos minutos la calle Linajes, por la que se accede a las dependencias autonómicas. En Ávila, un centenar de empleados públicos cortó durante unos minutos la carretera, en las inmediaciones de la Delegación territorial, junto a la plaza de Santa Ana.