Imagen de archivo de turistas visitando el Castillo de Cuéllar. / C.N

Las pernoctaciones del turismo rural en Castilla y León descendieron casi un 90 por ciento -89,02 %- el pasado mes de noviembre respecto al mismo periodo de 2019, al pasar de las 122.000 a las apenas 13.391 de noviembre de 2020, según ha publicado este lunes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, Castilla y León, con esas 13.391 pernoctaciones, fue el quinto destino favorito en el mes de noviembre para el turismo rural, por detrás de Comunidades como Valencia (16.829), Madrid (15.831) o Castilla-La Mancha (15.178).

Asimismo, el número de viajeros también ha registrado un grave descenso del 94,5 por ciento al pasar de los 60.289 en noviembre de 2019 a los 3.269 que se hospedaron en 2020.

A nivel nacional, las pernoctaciones en alojamientos turísticos extrahoteleros (apartamentos, cámpines, casas rurales y albergues) acentuaron su caída en noviembre hasta desplomarse un 75 % en un contexto marcado por la pandemia de coronavirus.

Con este nuevo descenso, desde que arrancó el año las pernoctaciones en estos establecimientos han caído un 58,2 % y acumulan nueve meses a la baja, según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La mayor caída en noviembre se registró en los albergues, con un 83,1 % menos de ocupación que en el mismo mes de 2019, seguida del turismo rural (-80,2 %) y los apartamentos (-79,8 %).