Todos los grupos de las Cortes de Castilla y León excepto Vox han apoyado este miércoles las reivindicaciones del pueblo saharaui y la exigencia al Reino de Marruecos del cumplimiento “escrupuloso” de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental.

En una proposición no de ley, una PNL, que no ha podido ser de carácter institucional debido al rechazo del procurador de Vox, Jesús García-Conde, el resto de grupos han aprobado que la Junta inste al Gobierno para exigir al Reino de Marruecos el cese de las vulneraciones de derechos que sufre el pueblo saharaui.

Han reclamado que se avance hacia el otorgamiento de estatus diplomático al Frente Polisario como “único y legítimo representante del pueblo saharaui” y que se promuevan políticas encaminadas a buscar una solución “justa y definitiva” ante el derecho de autodeterminación mediante referéndum libre y democrático.

El procurador socialista Luis Ángel Fernández ha lamentado que no sea una declaración institucional de las Cortes, que “lamentablemente la entrada de Vox a este parlamento lo hace muy difícil” y pone en evidencia “la soledad de la extrema derecha” y la unión del resto de grupos en esta materia.

Ha considerado que el Reino de Marruecos es una “potencia ocupante que desarrolla la administración del Sáhara occidental por la fuerza” a costa de un pueblo que permanece “en un exilio que no puede ser permanente” ya que aguantan “vientos, polvo, piedras y temperaturas superiores a 50 grados”.

Y ha lamentado además las “malas condiciones alimentarias y sanitarias”, que dejan indicadores como el 73 por ciento de tasa de anemia en las mujeres embarazadas y lactantes o el 28 por ciento de niños que sufre retraso en su crecimiento, a lo que se han sumado los efectos de la COVID-19.

La procuradora popular María Inmaculada Ranedo ha defendido el “compromiso claro” de la Junta de Castilla y León dentro de su capacidad competencial, mediante la ayuda humanitaria y las “muchas” muestras de solidaridad con el pueblo saharaui.

El procurador de Ciudadanos José Ignacio Delgado ha valorado el programa “Vacaciones en paz” mediante el que niños saharauis visitan la Comunidad cada verano y ha agradecido la solidaridad de las familias que los acogen, y ha denunciado la falta de escuelas y medios materiales, carencias que ha tachado de “terribles”.

Por parte del Grupo Mixto, la procuradora de Podemos Laura Domínguez ha denunciado los “encarcelamientos, torturas, violaciones y la desaparición de mujeres” que suceden en el territorio y ha pedido que mediante la cooperación internacional haya más financiación y proyectos para el pueblo saharaui.

Y dentro también del Mixto, el procurador de UPL, Luis Mariano Santos, ha defendido el derecho internacional de autodeterminación de los pueblos y ha señalado a los monárquicos que “tengan esa protección o lealtad cuando el monarca visita países con déficit democrático como el de Marruecos”.

El procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, también en el Mixto, ha recordado el programa “Vacaciones en paz” y ha agradecido el consenso entre los grupos, que es el “camino para llegar a muchos mas acuerdos”.