Las Cortes limitan su actividad a la Diputación Permanente

El Parlamento regional rectifica su decisión anterior y decide suspender los plenos del 17 y 18

73
El presidente de las Cortes, Luis Fuentes (c), asiste a la reunión de la Mesa y de la Junta de Portavoces.
Publicidad

El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, anunció ayer que, ante la “crisis sanitaria” generada en todo el país por la proliferación de los casos de coronavirus, el Parlamento castellanoleonés limita su actividad a la Diputación Permanente, por lo que se suspende la actividad ordinaria programada, como el pleno previsto para los días 17 y 18 de marzo.

No obstante, Fuentes confirmó que el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, comparecerá el martes ante la citada Diputación Permanente para explicar la evolución de la situación y para detallar las medidas que ha adoptado el Gobierno autonómico para controlar y frenar la enfermedad. En principio, la comparecencia será de manera presencial aunque está preparada la posibilidad de una reunión telemática si la evolución de la situación así lo aconseja.

Según informó Luis Fuentes, la decisión de limitar la actividad parlamentaria a la Diputación Permanente se adoptó de forma unánime por los integrantes de Mesa y de la Junta de Portavoces que abogaron por atender todas las recomendaciones realizadas tanto por el Gobierno central como por el autonómico por lo que la vigencia de esta medida estará en función también de esas recomendaciones.

“Es lo más sensato, se hace por el bien común y por responsabilidad”, explicó Fuentes quien, tras asegurar que todos los procuradores quieren ser un ejemplo de trabajo en estos momentos, ha insistido en la necesidad de cumplir las recomendaciones de las autoridades. En este sentido, trasladó un mensaje de “tranquilidad” si bien llamó a la “responsabilidad individual” de los ciudadanos para afrontar la crisis “entre todos” y conseguir minimizar los efectos del virus cuanto antes.

Rectificación

Se da la circunstancia de que en la reunión celebrada el jueves, se había acordado mantener la actividad parlamentaria normal, decisión que cambió 24 horas más tarde tras analizar y evaluar una “crisis exponencial” que cambia “de día a día”, por lo que se ha considerado que lo más adecuado ahora es limitar la actividad al citado órgano de control.

Según recoge el Reglamento del Parlamento, la Diputación Permanente es un órgano permanente cuya función es velar por los poderes de las Cortes de Castilla y León cuando éstas no se encuentran reunidas y está formado por el presidente de las Cortes, que la presidirá, por los demás miembros de la Mesa (que, con el presidente, constituirán la Mesa de la Diputación Permanente) y por los procuradores que designen los Grupos Parlamentarios.

“Lo más importante es la prevención”, recordó Luis Fuentes que informó de que también se aprobó ese Plan de Contingencia para limitar la actividad en el Parlamento y favorecer el teletrabajo.

Por su parte, todos los portavoces de los grupos parlamentarios coincidieron al respaldar las palabras del presidente de las Cortes y defendieron la necesidad de circunscribir la actividad a la Diputación Permanente y, en concreto, a todo lo que haga referencia a la crisis sanitaria.

“Frente a situaciones extraordinarias, medidas extraordinarias”, explicó el portavoz del Grupo Popular que abogó por afrontar la crisis “de la manera más segura posible” desde el convencimiento que la eficacia de la comparecencia de Fernández Mañueco ante la Diputación Permanente y no ante el pleno es la misma y “minimiza” el contacto entre los parlamentarios.

“Es lo más sensato”, reconoció De la Hoz quien expresó su deseo de que esta crisis sanitaria dure “lo menos posible” para que la sociedad pueda volver a la normalidad “cuanto antes. “Sería la mejor noticia posible”, aseveró al mismo tiempo que trasladó sus condolencias a la familia del primer fallecido por coronavirus en Castilla y León.

En el mismo sentido se pronunció la portavoz adjunta del Grupo Socialista, Patricia Gómez, que se sumó a estas condolencias al mismo tiempo que trasladó un mensaje de “lealtad” hacia todas las medidas que adopte la Junta de Castilla y León para tratar de frenar la proliferación de casos.

“Nos va a encontrar a su lado en esta situación”, garantizó la socialista como aseguró también el portavoz del Grupo Mixto, Pablo Fernández, de Unidas Podemos, quien apeló a la lealtad institucional en un momento en el que, a su juicio, debe primar la “unidad de acción” frente a valoraciones de las medidas, como aseguró a preguntas de los periodistas respecto a si la Junta llega tarde o no al cierre de los colegios en Castilla y León.

“Vamos a estar al pie del cañón pero hay que tomar las medidas de prevención que están dictando las distintas administraciones”, explicó Fernández que se mostró convencido de que la única preocupación de los ciudadanos en estos momentos es la evolución de los casos del coronavirus por lo que llamó a la calma, a la tranquilidad y a la responsabilidad individual de las personas a las que ha recomendado seguir las directrices de las autoridades.