Los presidentes de Castilla y León, Castilla La Mancha y Aragón, junto con el resto de representantes políticos antes de la declaración institucional./ JCYL
Publicidad

Las comunidades de Castilla y León, Castilla La Mancha y Aragón, las más afectadas por la despoblación en España, cuentan ya con tres provincias, Soria, Cuenca y Teruel con una densidad de menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, un problema para el que no llegan soluciones y para el que han decidido plantarse las comunidades exigiendo al Gobierno y a Europa más hechos y menos discursos.

Así, los presidentes autonómicos de Castilla y León, Castilla La Mancha y Aragón, Alfonso Fernández Mañueco (PP), Emiliano García Page (PSOE) y Javier Lambán (PSOE), rubricaron en Soria el documento de la declaración de zonas más desfavorecidas para Cuenca, Teruel y Soria que permita acceder a distintas bonificaciones en las ayudas europeas o incluso una reducción de hasta el 20 por ciento de la cuota de la Seguridad Social.

NO ES UNA MODA

Los tres presidentes autonómicos coincidieron en señalar la necesidad imperiosa de que la despoblación sea un tema de Estado que debe tener consecuencias inmediatas para mejorar las prestaciones de servicios en estas zonas y anunciaron que en los próximos meses se sumarán otras ocho comunidades en esta exigencia europea en la lucha contra la despoblación.

Además, urgieron a acometer una reforma de la financiación autonómica estancada desde 2014.

Los presidentes autonómicos, dos del PSOE y uno del PP, quisieron lanzar un mensaje claro al Gobierno central y a la Unión Europea de que se ha acabado el tiempo de los discursos y ha llegado la hora de las medidas concretas, “del trigo”, tal y como señaló el presidente de Castilla La Mancha.

 

Soria, teruel y cuenca, con un buen número de municipios por encima de los mil metros de altitud, forman uno de los mayores desiertos demográficos del continente europeo

 

García Page declaró que el documento encierra muchos más mensajes de lo que pudieran expresarse en tres folios, porque el concepto de despoblación “no es una moda” y si alguien piensa que pudiera ser una circunstancia para que todos los partidos hablarán de ello en campaña electoral, “este acto pone de manifiesto que no lo va a ser”.

“No parece razonable que una persona con miles de votos pueda decidir por 44 millones, como nos está llevando el micromapa político instalado en Parlamento”, se lamentó, en referencia al peso en el Congreso de partidos nacionalistas e independentistas.

García Page resaltó que el documento firmado tiene que tener consecuencias en la política del Gobierno de España y en su interlocución con Europa y añadió que este acuerdo es de largo recorrido y tiene que mediatizar el debate parlamentario y el reparto de los presupuestos.

Incluso, aunque consideró que siempre se consiguen más cosas por las buenas, apostilló que no descarta recurrir al Tribunal Constitucional “si se toman decisiones en Madrid que no garanticen igualdad”.

REVITALIZAR EL MEDIO RURAL

El presidente de Aragón, Javier Lambán, aseguró que los que militan en el cumplimiento del espíritu de la Constitución y entienden la unidad de España como un bien político en sí mismo y como igualdad de derechos, entienden la revitalización del medio rural como una política de Estado de primera magnitud.

Por su parte, el presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, señalóo que Soria es el centro de la defensa de la España despoblada y de las oportunidades.

“Para la Junta, Soria es un símbolo. Se apostó por un plan de dinamización que está dando buenos resultados. Se ha hecho una inversión publica de 90 millones”, que ha permitido en el último año frenar la tendencia de pérdida de despoblación “pero la crisis del coronavirus trastoca la tendencia positiva”, lamentó.

SANIDAD, FUERA DEL DEBATE

Fernández Mañueco, que indicó que el Gobierno tendrá a la Junta como mejor valedor en la defensa de la PAC, avanzó que retomarán las reuniones del foro, con una agenda en la que se abordará la financiación autonómica, para garantizar la igualdad en la prestación de servicios públicos.

“La sanidad en estos momentos debe salir fuera de la confrontación partidaria y entre instituciones”, demandó, subrayando que las comunidades tienen mucho que decir y aportar, porque han demostrado que la España de las autonomías ha sido la que ha servido de parapeto en la pandemia.

El presidente de la Junta de Castilla y León aseguró que es fundamental convocar dos órganos fundamentales de diálogo, como el consejo de política fiscal y financiera, para pactar los criterios entre todos, y el consejo interterritorial del reto demográfico. n