La UBu y Campofrío crearán un centro de investigación en industria alimentaria

0

La Universidad de Burgos y Campofrío proyectan construir de forma conjunta un Centro de Investigación en Industrias Alimentarias en el campus de San Amaro de la institución académica burgalesa.

La propuesta, que se encuentra todavía en una fase inicial, pasa por poner en funcionamiento una instalación que permita potenciar la calidad de los estudios vinculados a las titulaciones agroalimentarias que oferta actualmente la Universidad burgalesa y mejorar el área de investigación de la empresa cárnica, que pretende “centralizar” en Burgos toda “la investigación a nivel europeo”.

Ambas partes llevan ya trabajando varios meses en el desarrollo de la idea, y ayer lo presentaron a todos los grupos municipales con el objetivo de obtener toda la colaboración posible por parte del Ayuntamiento, algo que parece asegurado. De hecho, los portavoces del PP (Javier Lacalle), del PSOE (Daniel de la Rosa) y de Imagina Burgos (Raúl Salinero) acogieron con satisfacción el proyecto, por cuanto que el sector agroalimentario es “estratégico” para la ciudad.

Además, este proyecto implica dar un paso más en la relación entre la Universidad y las empresas radicadas en la ciudad, un objetivo perseguido desde hace años por los responsables de la institución académica.

De momento, y a falta de concreción, el Ayuntamiento se comprometió a estudiar la posibilidad de ceder parte de una parcela municipal para acometer el proyecto. Se trataría de una parcela situada en las inmediaciones del Centro de Investigación de Biotecnología Alimentaria (CIBA) que la Universidad de Burgos pondrá en servicio en los próximos meses. Con esta cercanía, se pretenden generar sinergias entre ambas.

Además, los portavoces municipales se comprometieron a “agilizar” todos los trámites administrativos en caso de que el proyecto finalmente se desarrolle.

En principio, se calculó que la ejecución material de la instalación podría suponer una inversión aproximada de “unos cuatro millones de euros”, según manifestó el alcalde, a lo que habría que añadir, en todo caso, el posterior equipamiento.

A este respecto, Lacalle detalló que deberán ser la Universidad y Campofrío los que asuman el coste del proyecto en función del modelo de gestión que finalmente se decida aplicar. En este sentido, el rector de la Universidad, Alfonso Murillo, reconoce que este aspecto está todavía por definir, aunque lo “lógico” sería plantear un “régimen consorciado” entre ambas partes.