La región perdió 114.571 afiliados a la Seguridad Social de 2008 a 2015

Antes del inicio de la crisis económica, Castilla y León contaba con un total de 978.148 contribuyentes, mientras que el pasado año se registraron solamente 863.577

0

Castilla y León perdió 114.571 afiliados a la Seguridad Social desde el inicio de la crisis, pese a un repunte de 18.655 en el último año, tal como figura en el informe ‘Evolución de Cotizaciones y Pensiones’ que el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) realizó para el periodo 2008-2015.

Así, frente a los 978.148 afiliados que tenía la Seguridad Social en Castilla y León en 2008, primer año afectado plenamente por la crisis económica, en 2015 se registraron sólo 863.577, aunque en 2014 esta cifra era aún menor, 844.922, y en 2013, 841.313, cuando el número tocó fondo. En cualquier caso, la actual línea ascendente todavía no ha alcanzado los valores de 2012, momento en que la Comunidad contaba con 878.752 afiliados.

De 2008 a 2015 la variación es negativa tanto en la región (-11,71 por ciento), como en el conjunto de España (-10,71), mientras que la variación interanual entre 2014 y 2015 es positiva, un 2,21 por ciento en Castilla y León y un 3,21 en el grueso del país. De todos modos, desde septiembre de 2015 se recoge un descenso de la afiliación, tal como explicó el secretario autonómico de Salud Laboral de CCOO, Mariano Sanz.

Durante la crisis, el descenso de afiliación en la Comunidad se produjo en todos los regímenes salvo en el sistema especial de empleados de hogar, donde el incremento fue de en torno a 7.600 personas como consecuencia del proceso de integración del año 2012. En concreto, la reducción en el régimen general fue del 12,37 por ciento, en tanto que en el especial para trabajadores autónomos (RETA) alcanzó el 8,81 por ciento y el de la minería del carbón, el 70,07 por ciento, al pasar de 2.578 a 953 afiliados, 1.625 menos.

De 2014 a 2015 la afiliación subió en el régimen general (3,03 por ciento), “tímidamente” en el RETA (0,17 por ciento) y bajó un 20,45 por ciento en el del carbón.

Aunque el número de afiliados se mantiene superior en el caso de los hombres, se ha producido un aumento de las mujeres en estos años, especialmente con motivo de la regulación del régimen de empleado de hogar, a pesar de que “no se ha cubierto todo el fraude”. Asimismo, en una provincia como Segovia destaca la afiliación de mujeres al régimen agrario debido a las contrataciones en empresas hortofrutícolas.

Del total de afiliados en la Comunidad, un 5,24 por ciento son extranjeros, a pesar de la caída de su número desde el inicio de la crisis. Segovia es la provincia con mayor porcentaje, 11,17 por ciento, mientras que la que menos es Zamora, 3,61 por ciento. Mariano Sanz destacó que en el caso de los trabajadores del hogar, más del 49 por ciento son de fuera de España.

Por provincias, la evolución de 2008 a 2015 es negativa en todas las provincias, con León (-15,8 por ciento) y Ávila (-13,86 por ciento) como las de mayor caída, mientras que Palencia presenta la menor bajada, sólo un 7,12 por ciento.

Sin embargo, a nivel interanual todas han aumentado sus afiliados, la mayoría en torno a un dos por ciento, con Palencia (4,31 por ciento) y Valladolid (2,94 por ciento) como las de mayor incremento, y Zamora (0,79 por ciento), la de menos.

Por lo que se refiere a la recaudación, hasta noviembre de 2015 la Seguridad Social obtuvo en Castilla y León 3.271.959.849 euros, un 0,05 por ciento menos que en 2014, año que a su vez tuvo recaudó un 2,6 por ciento menos que en 2013. En este sentido, Mariano Sanz recordó que la reducción de los subsidios a los parados mayores de 55 años ha supuesto una pérdida de cotizaciones de 60 millones.