La Junta invertirá 3,2 millones en la prevención del virus del papiloma

Las mujeres de entre 25 y 64 años de la Comunidad tienen la oportunidad de realizarse una prueba citológica para detectar de forma precoz esta enfermedad y poder tratarla

La Junta invertirá 3,2 millones de euros en diferentes medidas para la prevención del virus del papiloma humano gracias a varios expedientes aprobados ayer en el Consejo de Gobierno. Así, se dio el visto bueno a la contratación para los años 2015 y 2016 del diagnóstico citológico preventivo y del suministro de las determinaciones y el arrendamiento de equipos necesarios para la detección y determinación de dicha enfermedad.

En concreto, se aprobaron sendos expediente que, correspondientes a las anualidades de 2015 y 2016, consignan un presupuesto total de 1.186.401 euros para este fin, repartiéndose esta cantidad entre los 412.500 euros destinados a la lectura y diagnóstico de 75.000 citologías y otros 773.901 euros para el arrendamiento de equipos y su mantenimiento y el suministro de elementos para la toma de muestras, reactivos, material fungible.

El programa de prevención y detección precoz de este virus en Castilla y León se plantea desde una doble estrategia preventiva: por un lado, la vacunación; por otro, el cribado primario y la determinación de los tipos circulantes de VPH, según recordó el Gobierno autonómico.

Por otro lado, la Junta destina a la ejecución de esta actuación asistencial y de salud pública, durante el presente año y el próximo, un total de 3.278.923 euros, de los que casi 2,1 millones sirvieron para adquirir 69.000 unidades de la vacuna frente al papiloma humano con las que atender las necesidades del calendario oficial de vacunaciones sistemáticas de la Infancia. Esta vacuna se aplica a las niñas de doce años a través de la administración de dos dosis preventivas.

En cuanto a su detección precoz, la Consejería de Sanidad oferta a las mujeres sanas de entre 25 y 64 años de la Comunidad el cribado primario, consistente en una prueba citológica para detectar precozmente cánceres de útero y otras lesiones precancerosas que realizan los centros de salud.

La población diana a la que se dirige el programa poblacional ascendió, en el período 1986-2014, a 911.912 mujeres en Castilla y León. En esos años se acumuló una tasa de participación en dicho programa, al menos en una ocasión, del 53,40% de tal grupo de población diana.

El año pasado se realizaron 62.435 de estos cribados. Por provincias, se contabilizaron 4.059 en Ávila; en Burgos, 8.091; León, 11.224; Palencia, 6.068; Salamanca, 7.951; Segovia, 3.621; Soria, 2.012; Valladolid, 14.378; y Zamora, 5.031.

El número de positivos fue de 1.249, un 2% del total, que fueron derivados a los correspondientes hospitales de referencia para su estudio y posible confirmación diagnóstica.

Como complemento a esta prueba citológica, el programa de prevención y detección precoz del virus del papiloma humano en Castilla y León también desarrolla una prueba de ‘screening’ para mujeres de entre 35 y 64 años que, presentando factores de riesgo, facilita la detección de posibles células cancerígenas y su análisis.