La Comunidad recoge un millón de toneladas de residuos domésticos

Un informe de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente subraya que los habitantes castellanos y leoneses generaron durante 2010 una media de un kilo al día por persona

1

Castilla y León recogió durante 2010 casi 1,1 millones de toneladas de residuos domésticos, es decir, aquellos generados en los hogares como consecuencia de normal actividad y los residuos similares causados en el sector servicios e industrias. Existen dos vías de recogida de estos residuos para su traslado a instalaciones de tratamiento: la separada de las distintas fracciones del residuo urbano (recogida puerta a puerta, en contenedores y aportación ciudadana en puntos limpios) y la de residuo mezclado (fracción ‘todo uno’ o ‘resto’) en contenedores.

Según un documento de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la recogida selectiva a nivel de calle recuperó 153.348 toneladas en la Comunidad, de las que 56.725 correspondían a papel y cartón (22,2 kilos por habitante) y 42.714 a vidrio (16,7). A ellas se suman otras 29.439 toneladas de fracción orgánica de residuo urbano, una tipología que solo se recoge en Valladolid (contenedor marrón). Con menor peso se encuentran los aceites vegetales usados (4.268 toneladas), los medicamentos en farmacias (167) y las pilas y baterías (48 toneladas).

En cuanto a la recogida en puntos limpios, en los que cada persona puede depositar los residuos domésticos que por su naturaleza no permiten una recuperación diferenciada eficaz cuando son mezclados con la bolsa de basura, se entregaron 18.638 toneladas en 2010, de los que 7.333 correspondían a aparatos eléctricos y electrónicos y 4.533 de madera.

En 2010, en Castilla y León se recogieron 922.127 toneladas de residuo doméstico en contenedores a pie de calle, lo que supone un índice de generación de 0,99 kilogramos por habitante y día, frente al 0,98 de un año antes. Se trata de los residuos domésticos mezclados, conocidos como ‘todo uno’ o ‘resto’. Se recogen en contenedores específicos y se dirigen para su tratamiento a los centros de tratamiento de residuos (CTR) provinciales, donde se segregan para su reciclado la materia orgánica, los metales, plástico, vidrio y papel y cartón, entre otros.

De ese proceso, finalmente los centros de tratamiento reciclaron 41.538 toneladas de materiales procedentes del residuo urbano en masa: 17.420 toneladas de papel y cartón, 13.018 férricos, 5.553 de plástico, 1.660 toneladas de brick, 527 de vidrio, y 182 no férricos, más 3.178 de ‘otros’.