La Comunidad pierde más de 700.000 pernoctaciones y cerca de 600.000 turistas en tres años

El gasto total también baja en 17 millones de euros, hasta situarse en los 830 millones en 2010, pero crecen los desembolsos en compras y alimentación fuera de los restaurantes

El número de viajeros que acudieron a Castilla y León se ha reducido un 9,06 por ciento en los últimos tres años. De este modo, desde el inicio de la crisis económica se ha registrado casi 600.000 visitantes menos, al pasar de los 6,56 millones en 2007 a los 5,96 de 2010, según la comparativa de los boletines de coyuntura turística de Castilla y León de estos años. El número de pernoctaciones también descendió y lo hizo en un 6,5 por ciento debido a que en 2007 se registraron en los diversos alojamientos turísticos de Castilla y León algo más de once millones, mientras que en 2010 la cifra fue de 10,3 millones.

No obstante, el gasto anual solo se redujo en 17 millones de euros (-2,3 por ciento), al pasar de 847,23 millones de euros a los 830 millones del año 2010. Por el contrario, lo que sí subió fue la estancia media, que se situó en 2010 en los 1,73 días, frente a los 1,68 de tres años antes.

Por provincias, el número de viajeros bajó en todas excepto en Soria, donde creció un 1,4 por ciento (4.398 viajeros más que hace tres años). Por el contrario descendió en Ávila un 8,4 por ciento (50.696 menos); en Burgos, un 9,4 (106.945); en León, un 11,4 por ciento (129.759); en Palencia, un 15,5 por ciento (60.890); en Salamanca, un 9,6 por ciento menos (114.933); en Segovia, un 8,3 por ciento (52.706); en Valladolid, un 2,7 por ciento menos (19.916) y en Zamora un 15 por ciento (63.496).

En las pernoctaciones descendió también en todas las provincias de la Comunidad, pero en Zamora fue donde más cayó, un 10,5 por ciento y 70.740 pernoctaciones menos; seguida de Palencia con 67.104 menos (-9,9 por ciento); Salamanca, con 200.141 (-9,2 por ciento); León, con 119.240 (-6,4 por ciento); Ávila, con 67.896 (-6,3 por ciento); Segovia, 60.070 (-6 por ciento); Burgos, con 95.500 (-5,4 por ciento); Valladolid, con 30.833 (-2,5 por ciento) y Soria, 14.951 (-2,3 por ciento).

Por tipo de establecimiento, los campamentos sufrieron un descenso de 100.000 visitantes (-27,3 por ciento), mientras que en las casas rurales se incrementó en 86.472 viajeros (11,8 por ciento más) y en los alojamientos hoteleros hubo 553.819 viajeros menos (-10,4 por ciento), mientras que en las pensiones también descendió en 26.983 personas (-15,1 por ciento).

Por su parte, las pernoctaciones también se vieron mermadas en los campamentos, en concreto un 19,7 por ciento menos y 157.982 pernoctaciones perdidas, mientras que sí crecieron estas en alojamientos de turismo rural, hasta el 8,59 por ciento más y 137.483.

Además, durante este periodo se ha incrementado el porcentaje de viajeros españoles que acuden a Castilla y León y ha descendido el de extranjeros. De este modo, en 2007 los españoles suponían el 81,5 por ciento y los extranjeros el 18,4 mientras que tres años después el reparto fue de 82,3 y 17,6 por ciento, respectivamente.

Asimismo, la estancia media de los viajeros españoles creció de las 1,71 noches a 1,77, mientras que descendió el de los foráneos desde los 1,57 a los 1,54.

En lo que se refiere al gasto, a pesar de que descendió el total en un dos por ciento, se incrementaron significativamente los gastos de los visitantes en alimentación fuera de los restaurantes, en concreto, un 62,1 por ciento y 30 millones de euros más (79,5 millones de euros) y en compras, un 42,1 por ciento (pasó de 32,9 a 46,7 millones de euros).

Por el contrario, se produjeron grandes descensos en cultura y ocio (-26,7 por ciento), al pasar de los 52,4 millones de euros que se dejaron en este concepto los visitantes, a los 38,4 del último ejercicio de estudio. En menor medida cayó el gasto en restaurantes, un 6,2 por ciento menos, y 184,4 millones de euros (196,8 en 2007) y en alojamiento, un dos por ciento, de 342,5 a 335,3.

Los tentáculos de la crisis llegan a todos los sectores y el turismo, a tenor de estos datos, también se está viendo afectado en los últimos años.