gastronomia en la ruta via de la plata propone mas de 20 propuestas de los territorios del historico camino
Gastronomía en la Ruta Vía de la Plata. / RED DE COOPERACIÓN DE CIUDADES RUTA DE LA PLATA

Carpaccio de gurumelos, vinagreta de trufa y queso de cabra; papas de choco en crema de bacalao confitado o salpicón de verdinas con pixín alangostado son sólo tres de las delicias que contiene ‘Gastronomía en la Ruta Vía de la Plata’. Esta particular guía, publicada por la Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata, permite descubrir otro de los tesoros de este icónico recorrido: las recetas más sabrosas de las regiones que lo integran.

Castilla y León, Asturias, Extremadura y Andalucía están presentes en este compendio de platos elaborados con productos típicos de cada Comunidad. Se trata de más de una veintena de alternativas para degustar que se preparan según la tradición, pero en esta publicación con imágenes a todo color también aparecen propuestas más innovadoras, propias de la cocina más vanguardista.

Los interesados en los fogones (y en este enclave turístico) conocerán las costumbres culinarias de cada zona a través de guisos, postres, entrantes, platos de pescado…. Todo, gracias a las escuelas de Hostelería de Plasencia, Sevilla, León, Valle de Aller y Gijón, encargadas de poner en valor la riqueza culinaria de uno de los itinerarios más históricos del país.

Las propuestas de Castilla y León

Esta publicación, que se puede descargar de modo gratuito en la web oficial de la Ruta de la Plata, concede protagonismo a más de 60 productos con Denominación de Origen Protegida (D.O.P.), Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) o Marca de Garantía. Varios de ellos se encuentran en el menú castellanoyleonés: patatas con congrio, ancas de rana a la bañezana; tarta San Marcos; taco San Cayetano Canalla; pichón de Tierra de Campos, salsa de chocolate, chips de yuca y tempura de uvas; y tarta de castañas del Bierzo, teja de cacao y helado de especias.

Los asados o postres castellanos junto a la tradición chacinera extremeña, los mariscos asturianos y la cocina andalusí dan lustre a una Vía de la Plata monumental, también sobre el mantel.