La Ternura, mejor espectáculo de teatro en los MAX

Concha Velasco, galardonada por su trayectoria • La presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, aboga por una institución “limpia y transparente” tras haber “solucionado los problemas”

86
La actriz Concha Velasco recibió el Premio Max de Honor 2019 a la trayectoria en su Valladolid natal. / EFE
Publicidad

La obra ‘La ternura’, de Teatro La Ciudad y Teatro de la Abadía, ganó el Premio Max de las Artes Escénica al mejor espectáculo de teatro durante la gala celebrada en Valladolid, en la que Concha Velasco recogió el Max de Honor a toda una trayectoria.

Cuatro montajes empataron a dos galardones: ‘A.K.A’ (mejor autor revelación y mejor actor protagonista); ‘Temps salvatge’ (mejor dirección de escena y mejor autoría teatral; ‘Iphigenia en Vallecas’ (Mejor actriz protagonista y mejor espectáculo revelación); y ‘Grito pelao’ (mejor actriz protagonista y mejor espectáculo de danza).

La gran protagonista de la noche fue, Concha Velasco (1939), que recibió, “después de muchos años”, un premio Max, el de Honor, por una vida dedicada al teatro y quiso recordar en su agradecimiento a Santa Teresa de Jesús, a la que interpretó: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa”, recitó.

Velasco recibió su premio de manos de la presidenta de la SGAE, Pilar Jurado, y subrayó que no podía decir que era un premio que no se esperara: “Lo sabía y no es un premio más, sino un Max”. “Me ha costado muchos años que me dieseis este premio, no sé por qué, seguramente porque no me lo merecía”, bromeó.

La vallisoletana, que en noviembre cumplirá 80 años, recordó que el Teatro Calderón le ha dado muchas satisfacciones y que aunque le cueste subir sus escaleras, porque “se cae muchísimo”, la última vez que estuvo, interpretando ‘El funeral’, subió “divinamente”.

Afirmó que la de ayer fue una de las “mejor hechas y más bonitas… No sé si es porque estamos en Valladolid”, se rió y agradeció su premio a la SGAE, al público y a su familia.

No obstante, bromeó de nuevo, acaba de hacer 200 representaciones de ‘El funeral’ y nadie de su familia ha ido a verla: “Están muy hartos de llevar el abrigo de Conchita Velasco pero gracias a ellos soy lo que soy”, añadió. La actriz salió al escenario con el público puesto en pie aplaudiendo en una larga ovación y con un vídeo detrás de ellas con momentos de su vida comentados por su amigo José Sacristán.

Aunque Velasco no había obtenido un Max sí se lo habían dado a su exmarido, Paco Marsó, como productor de ‘Hello, Dolly’ (2002), que ella protagonizaba. “Paco se lo merecía, y yo también. Los dos nos arruinamos con ‘Hello, Dolly’: creo que hace cinco meses que he terminado de pagar los últimos 500 euros que ponía al mes por los focos de la obra”, decía la actriz en una reciente entrevista.

Además de girar con la obra ‘El funeral’, escrita por su hijo Manuel Velasco, la vallisoletana estará dos semanas, la última de julio y la primera de agosto en el Teatro Romano de Mérida representando ‘Metamorfosis’.

Una SGAE “nueva”

Por su parte, Pilar Jurado defendió la gestión de su equipo al frente de una entidad “de la que nos sentimos orgullosos: nos merecemos una SGAE limpia y transparente”, subrayó.

Soprano, compositora y directora de orquesta, Pilar Jurado afirmó que esta “nueva SGAE” ha emprendido una etapa después de “haber solucionado sus problemas”, de la cual “puede sentirse orgullosa la sociedad española, los autores y los editores”, capaz ahora de “caminar con la cabeza bien alta”.
“La situación ha cambiado. Hemos hecho los deberes” mediante decisiones y consensos en beneficio de los más de 100.000 afiliados a la entidad, subrayó.