juan carlos suarez
Juan Carlos Suárez Quiñones, durante la presentación del acuerdo con CEOE y sindicatos./ ICAL

La Consejería de Medio Ambiente, los sindicatos UGT y CCOO y la patronal CEOE firmaron ayer un acuerdo del Diálogo Social para, en un plazo de tres años, extender el operativo de incendios durante los doce meses del año, para lo que 781 fijos discontinuos de la Junta pasarán a ser fijos, y otros 1.800 trabajadores de empresas privadas o Tragsa trabajarán como mínimo 9 meses.
Ello supondrá un incremento presupuestario de 126,88 euros entre los años 2023 a 2025, 65 millones más al año, lo que supone duplicar el presupuesto de la lucha contra incendios forestales, según detalló el consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, en la firma del acuerdo.

CASTILLA Y LEÓN «EN LLAMAS»

Ha sido un acuerdo “difícil”, el más difícil desde los dos para hacer frente a la covid, en el que todas las partes han tenido que ceder, y que se negoció durante más de dos meses y medio, “con Castilla y León en llamas”, recordó desde UGT, su responsable de Acción Sindical, Raúl Santa Eufemia.
Desde la patronal, el secretario general de CEOE CyL, David Esteban, reconoció que se partía de posiciones distanciadas y muy diferentes. En esa línea, el secretario de Acción Sindical de CCOO, Fernando Fraile, insistió en que los sindicatos planteaban un operativo cien por cien público y que lo firmado ayer es un punto de partida, “no de llegada”, que pretenden que vaya mejorando, y sobre el que estarán muy vigilantes en su cumplimiento.

CONVENIO PARA TRABAJADORES PÚBLICOS

El acuerdo se traslada ahora a Función Pública de la Junta ya que requiere una negociación del convenio colectivo de los laborales discontinuos afectados y cambios de la relación de puestos de trabajo de la Junta, aunque el consejero consideró “razonablemente probable” el acuerdo.
En la parte privada, habrá mejoras que se irán incorporando conforme venzan los actuales contratos de los trabajadores afectados.
El operativo contra incendios de la Junta lo componen 4.554 personas, que hasta final de mes trabajan en su totalidad ya que es época de riesgo alto de incendios. Tras este acuerdo, apenas habrá diferencia entre que el riesgo sea bajo o alto en términos del operativo, que se encargará de hacer otras tareas de prevención.

SIN GARANTÍAS

“Este acuerdo es imprescindible, no es una mera mejora, sino una transformación del actual modelo”, explicó Quiñones, y que se planteó tras el incendio del verano pasado en Ávila, y los de este en esa misma provincia, en Zamora, Burgos o León, entre otras, con tres fallecidos, un operativo contra el fuego y dos vecinos.
El consejero indicó, a preguntas de los periodistas, que los fuegos del se dieron por situaciones excepcionales en cuanto a temperaturas, vientos y humedad, que les situaron “fuera de la capacidad de extinción” a algunos de ellos, por lo que aunque se cuente con este nuevo operativo “no puede garantizarse nada”.
Sí se incrementa la capacidad de prevención y extinción del operativo, añadió el consejero, quien recordó que además se mejoran infraestructuras y equipos, logística, y avituallamiento, en este último caso para mejorar y perfeccionar el protocolo y maximizar el avituallamiento adecuado al lugar.