La región busca superar los 49 millones de 2018 en el ‘Gordo’

Soria, con 251 euros por habitante, vuelve a encabezar el gasto por habitante a nivel nacional

49
El Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad ha sido generoso en Segovia. / EFE
Publicidad

Castilla y León, la comunidad autónoma que más gasta por habitante (105,7 euros) y Soria de nuevo la provincia que más desembolsa por cabeza (251,85), aspira a superar hoy en el sorteo de la Lotería de Navidad los 49 millones que recogió el año pasado en esta cita extraordinaria.

Desde 1812, una veintena de premios de el ‘Gordo’ han recaído en Castilla y León, y desde el año 2000 ha recibido 1.712 millones.

La región es un año más la comunidad autónoma con más lotería consignada por habitante de España, 105,7 euros, frente a la media nacional de 68,48.
En el ranking de provincias “loteras”, se sitúa en segundo lugar Burgos con 135,75 euros consignados por habitante; Segovia, con 129,66 y Palencia con 126,55; y sólo Huesca, con 125,73 euros por habitante, se les acerca.

Por autonomías, y también con el efecto que la despoblación tiene en las estadísticas de la España vaciada, la segunda que más juega con el dato de lo consignado es Asturias, con 99,36; seguida de La Rioja, con 96,32 y Aragón con 94,11.

La que menos juega es Baleares, con 42,61 euros por habitante, seguida de Canarias con 46,44; aunque en dato absoluto Madrid, Andalucía y Cataluña encabezan el ranking nacional con 544,3, 448,7 y 416,5 millones, respectivamente.

Desde el año 2000, el sorteo de Navidad ha dejado en Castilla y León más de 1.712 millones de euros, 49 en el último de 2018, en el que el ‘Gordo’ cayó por primera vez en las provincias de Zamora y Ávila que rompieron un gafe tras 206 sorteos, aunque también dejó algunos décimos agraciados en Salamanca, Soria, Segovia, Burgos, Valladolid y León.

La suerte ha sido desigual en lo que va de siglo, y si en 2018 el sorteo dejó 49 millones en premios en la Comunidad, que apenas recuperó los 225,6 que se jugó; se puede decir que prácticamente pasó de largo en el 2017, con unos tres millones; que en el 2016 se elevaron a 13,5, con 2,6 millones el año anterior.

El año más cicatero en lo que va siglo fue 2007, con aproximadamente 2,5 millones, y en 2014 tocaron 15 millones, 33 en el 2013, 250 millones en 2012, 27 en 2011, 70 en 2010 o 110 millones en 2008.