La reforma estatutaria no saldrá adelante por falta de consenso

El PP y Cs no incluirán el suelo social en la revisión, una cláusula indispensable para el 'sí' del PSOE

Reunión para la elaboración del dictamen de la Comisión de la Propuesta de Reforma del Estatuto.
Publicidad

La reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León iniciada esta legislatura por PP y Ciudadanos con el objetivo de suprimir los aforamientos de los consejeros y presidente de la Junta y de todos los procuradores de las Cortes no saldrá adelante en el próximo Pleno de las Cortes ante la decisión del PSOE de mantener su abstención por no incluir en la misma el “blindaje” del suelo social.

Ayer se celebró una reunión de la Comisión del Estatuto donde se debatió la única enmienda que quedaba viva antes de que la reforma se lleve al próximo Pleno que se celebrará en las Cortes y que arranca el próximo 3 de marzo.

Para que la reforma del Estatuto salga adelante es necesario el respaldo de una mayoría cualificada de las Cortes, por lo que se requiere el voto favorable del PSOE en este caso, ya que PP y Cs, promotores de esta modificación exprés, suman 41 parlamentarios y se requiere una mayoría de dos tercios de la Cámara.

No obstante, tras la celebración de la Comisión el portavoz del PSOE, Luis Tudanca, dejó claro que su Grupo se abstendrá en la votación de esta reforma al no haberse cumplido una de las exigencias de los socialistas que era incluir en la norma básica de Castilla y León el blindaje del suelo social para avanzar en “cohesión social” y “reducir desequilibrios”.

Tudanca señaló además que con el impulso de esta reforma PP y Ciudadanos han “roto los consensos básicos” al iniciar el trámite de forma “unilateral”. “No sólo han vetado al PSOE, sino que han impedido que se debatan sus enmiendas”, ha criticado el líder socialista, tras lo que ha insistido en su apuesta por incluir cuestiones fundamentales que “afectan a la sociedad”.

“No deben enjuagar con nuestros votos un pacto indigno”, insistió Tudanca, quien reseñó que con esta decisión los socialistas cumplen sus compromisos, al tiempo que recordó que el PP se mostró en contra de la supresión de aforamientos en la pasada legislatura. “Si el PP no hubiera mantenido esa postura los aforamientos ya no existirían en Castilla y León”, señaló.

Por su parte, el portavoz del PP, Raúl de la Hoz, ha culpado directamente al PSOE de “frenar” esta reforma. “Si el PSOE no vota a favor en el próximo Pleno se mantendrán los aforamientos por su voluntad exclusiva”, ha aseverado.

De la Hoz ha relatado que durante toda la tramitación de esta reforma el PSOE ha ofrecido multitud de “excusas y trabas” para no dejar clara su postura sobre la supresión de aforamientos.

“Son ellos los que no quieren que se supriman teniendo lo que tienen en Andalucía”, aseveró.

El procurador de Cs David Castaño, por su parte, se mostró “optimista” y ha confiado en que el PSOE recapacite hasta el debate en el Pleno con el fin de sacar adelante esta reforma que, de no aprobarse, deberá esperar un año para iniciar una nueva tramitación.

Por último, la procuradora de Podemos Laura Domínguez insistió en que el debate “trasciende” a la eliminación de aforamientos, ya que se podría haber aprovechado el trámite para acometer una reforma “más amplia”. “Se pierde una oportunidad histórica, el PP y Cs actuaron por libre”, lamentó Domínguez.