La Junta de Castilla y León firmó ayer con la región Norte de Portugal, y hoy lo hará con la Centro, una declaración conjunta para el desarrollo de un Plan Estratégico con un horizonte temporal que finaliza en 2027, aunque con la ejecución de las medidas prorrogada hasta 2030, que estará centrado en el ciudadano, el medio ambiente, la competitividad y la digitalización de ambos lados de la Raya.

Esos son los cuatro ejes de un acuerdo que Carnero y el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte de Portugal, Antonio Cunha, presentaron hoy en Oporto, basado en la cooperación transfronteriza para “facilitar y mejorar la vida a los ciudadanos y vecinos que viven de un lado y de otro de la frontera”.

Un lugar donde, como recordó Carnero, “la vida muchas veces no es sencilla”, por lo que apeló a la obligación “jurídica pero también moral” de las instituciones para “mejorar la vida de esos ciudadanos” tras una pandemia que “no ha entendido de fronteras” y que demuestra que “los problemas tanto laborales como sociales y económicos, que se han agudizado, tampoco”.

Por eso, y dentro del marco del Programa Interreg 2021-2027 entre ambos países, que cuenta con 320 millones de euros para disposición de todos los territorios a ambos lados de la Raya, Castilla y León estableció un convenio tanto con la región Norte portuguesa como con la Centro que se desarrolla a través de “cuatro hojas de ruta fundamentales para ambas partes”.

En primer lugar, Carnero hizo mención del ciudadano, a través de las medidas que pondrán las tres instituciones para mejorar la incidencia “en el empleo y la cultura”. El acuerdo también contempla medidas relativas al medio ambiente, con la proliferación de energías limpias y renovables y la prevención de incendios para evitar catástrofes de carácter natural como las del último verano a ambos lados de la frontera.

En tercer lugar, el consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León hizo referencia a constituir un “territorio digital”, que “utilice y esté a la vanguardia de las nuevas tecnologías”. Por último, el acuerdo permitirá ahondar en la competitividad de las pymes a uno y otro lado de la frontera, especialmente de una industria agroalimentaria , “motor de la Raya”, cuya propuesta para trabajar en la promoción ‘online’ conjunta de los productos de ambos lados se llevará por parte de las regiones Norte y Centro de Portugal y Castilla y León a la Cumbre Hispano-Lusa que se celebrará el próximo 5 de noviembre en la localidad portuguesa de Viana do Castelo.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Coordinación y Desarrollo Regional del Norte de Portugal, Antonio Cunha, consideró que con la firma de hoy se abre “un nuevo ciclo de relación entre las regiones” a través de una estrategia “más ambiciosa para la próxima década” que está alineada “tanto con las prioridades de Europa como de nuestros países”.