El vicepresidente, portavoz y consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior, Francisco Igea, en una rueda de prensa telemática posterior al Consejo de Gobierno. EFE/R.García/Archivo

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha reclamado este jueves al Gobierno que se replantee la opción del confinamiento domiciliario porque “no es momento de hacer ningún otro cálculo” y es “razonable” pensar en esa posibilidad que puede ser necesaria “en muy pocos días” si la curva sigue subiendo como en las últimas jornadas. Este confinamiento que propone el Ejecutivo de Castilla y León sería “breve” pero “intenso” para que permita frenar los contagios.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, el vicepresidente ha anunciado que la Junta va a implementar nuevas medidas restrictivas, como “recomendar” a los ciudadanos que se queden en casa “salvo para ir al trabajo” y que eviten las reuniones con personas no convivientes.

Vamos a ver hasta donde podemos llegar legalmente“, ha avanzado Igea, consciente de que el estado de alarma habilita ciertas medidas, pero reserva el confinamiento domiciliario para una decisión del Gobierno central. “No me gustaría exagerar, pero (esta ola) puede ser más dramática que la de marzo, con más mortalidad, si no la conseguimos parar“, ha afirmado el vicepresidente, quien ha insistido en pedir a los ciudadanos que limiten sus salidas de casa “a lo esencial”.

Igea ha incidido también en la necesidad de que los familiares eviten las visitas a las residencias de mayores hasta que se produzca la inmunización con las vacunas y ha adelantado que la situación se va a tornar “muy difícil” en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales, si como sociedad no se toma “en serio” la situación.