Efectivos de la Guardia Civil en un control de acceso a localidad vallisoletana de Pedrajas de San Esteban. / EFE
Publicidad

La Junta de Castilla y León ha decidido confinar por segunda vez a los municipios vallisoletanos de Íscar -6.300 habitantes- y Pedrajas de San Esteban -3.300-, debido al elevado número de contagios por Covid y a la existencia de transmisión comunitaria en ambas localidades, tal como confirmaron los alcaldes de ambos municipios.

A través de una conversación telefónica, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha transmitido a ambos regidores la necesidad de frenar la expansión del virus en las dos poblaciones, como ya se hizo en el mes de agosto, donde ya se puso en marcha esta medida.

Las actuaciones preventivas estarán en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad inicialmente catorce días, desde mañana 19 de septiembre y hasta el viernes, 2 de octubre, ambas fechas inclusiva.

Según los datos publicados en el portal de Transparencia de la Junta, la zona básica de salud de Íscar, que incluye al municipio de Pedrajas de San Esteban, suma 88 casos de covid en la última semana y 119 en los últimos 14 días, con una incidencia de 77,4 tarjetas sanitarias por cada 10.000.

Este nuevo confinamiento a estos dos municipios llegaría después del producido el pasado 2 de agosto, cuando el Ejecutivo autonómico decretó el cierre de estas dos poblaciones durante dos semanas, en las que experimentaron una mejora de sus contagios.

En estos momentos, en Castilla y León se encuentran confinados los municipios de Sotillo de la Ribera (Burgos), de unos 500 vecinos, y Pesquera de Duero (Valladolid), de unos 450 vecinos.