veronica casado consejera de sanidad
La consejera de Sanidad, Verónica Casado. / LETICIA PÉREZ - ICAL

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, aseguró este martes que, afortunadamente, la situación de la pandemia del COVID-19 “comienza” a mejorar, tras 445 días en situación pandémica mundial, aunque insistió en pedir “toda la cautela posible” a los ciudadanos. En este sentido, no descartó que el Consejo de Gobierno de la Junta del próximo jueves decida que algunas provincias puedan pasar a nueva fase.

Durante su comparecencia ante los medios de comunicación para informar sobre la actualidad epidemiológica en Castilla y León, Casado reconoció que la tendencia nacional sigue en descenso, con una tasa de 121 casos por cada 100.000 habitantes, con la Comunidad en el séptimo lugar con una incidencia acumulada a 14 días de 132 por 100.000 habitantes y en el octavo puesto en la incidencia a siete días con 62,5. “España sigue en el lento descenso, aunque la incidencia crece en algunos territorios como La Rioja y Navarra”, afirmó.

En el caso de Castilla y León, Casado recordó que la semana epidemiológica terminó el domingo pasado con una tasa de 61,2 por 100.000 habitantes, que es “discretamente” inferior a la anterior. En todo caso, incidió que la Comunidad continúa con el riesgo medio, con una incidencia acumulada a 14 días de 129,9 y una tendencia a la estabilización. Además, señaló que las provincias de Burgos (175), Valladolid (171) y Palencia (160) están en riesgo alto. Por el contrario, el resto está en unos niveles medios, inferiores a 150 casos, como Ávila (108), León (113), Salamanca (71), Segovia (123), Soria (90) y Zamora (83).

Además, subrayó, según recogió la Agencia Ical, que este martes se han declarado 285 casos nuevos de COVID en la Comunidad frente a los 43 del 1 de junio del año pasado. “Entonces, pensábamos que la pandemia había pasado y todos sufrimos tres olas más que nos golpearon duramente”, aseveró. Eso si, apuntó que, ahora, se cuenta con un aliado, que antes no existía, como es la vacuna.

De ahí que haya variado el tipo de enfermo que se veía obligado a ingresar en un hospital, hasta el punto que, en la actualidad, el 38 por ciento de los ingresados en las unidades de críticos (UCI) tiene menos de 60 años. De hecho, hay cinco hospitales de la Comunidad con pacientes por debajo de 40 años y el más joven tiene 24. Además, precisó, que uno de los tres fallecidos hoy en el Hospital de Zamora tenía 50 años y que en las últimas horas un hombre de 64 años abandonó la UCI tras permanecer 222 días. Se trata de algo excepcional por que señaló que la estancia media en las unidades de críticas ronda los 30 días.

Por lo tanto, apuntó que de momento no se pueden dejar de utilizar las medidas de protección hasta que no se avance más en la vacunación por que todavía no se ha “vencido” al virus.

Preguntada en cuanto a la posibilidad de que la Junta decida el jueves pasar a una nueva fase, Casado expresó que su “percepción” es que las “cosas” están, en general, en un riesgo medio por lo que “podría cambiar”. Al mismo tiempo, manifestó que hay tres provincias (Burgos, Valladolid y Palencia) que “preocupan”. Recordó que la la bajada anterior de nivel se realizó a nivel autonómico pero también se anunció que podía ser provincial o cualquier otro marco territorial. “Todavía es pronto para tomar una decisión y la situación puede cambiar de un día para otro, por lo que el jueves tomaremos las decisiones”, concluyó.