Juan Carlos Suárez-Quiñones visita los trabajos de rehabilitación en la provincia de Burgos.
Juan Carlos Suárez-Quiñones visita los trabajos de rehabilitación en la provincia de Burgos. / ICAL

La Junta de Castilla y León ultima las obras de emergencia de las viviendas afectadas por los incendios de este verano en Burgos, Ávila, Segovia y Zamora, tras destinar, en este momento, 3,2 millones de euros para su reconstrucción. Mientras, siguen los trabajos de restauración forestal, que implicarán actuaciones en los municipios afectados por los incendios durante unos diez años, con una inversión de más de 4 millones de euros.

Así lo puso de manifiesto el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Carlos Suárez-Quiñones, durante su visita para comprobar el estado de las obras que fueron declaradas de emergencia para desescombrar y consolidar las viviendas y edificaciones de las localidades de Santibáñez del Val, Quintanilla del Coco y Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos, que resultaron afectadas por el incendio forestal ocurrido el pasado verano, junto con otras localidades de la Comunidad.

Así, el consejero resaltó el trabajo del Operativo de extinción de incendios y destacó “la rápida e inmediata reacción” de la Junta de Castilla y León para paliar los efectos de los incendios de este verano, puesta de manifiesto, recordó, con la aprobación de 3,2 millones de euros para las obras de emergencia (1,18 millones de euros) y para ayudar a los propietarios de las viviendas y edificaciones anejas con su reconstrucción (2,04 millones de euros) -se está tramitando una tercera línea de subvenciones-, en los municipios afectados de las provincias de Ávila, Burgos, Segovia y Zamora. Además, recordó que queda aún pendiente de documentación por parte de los perjudicados de algunas construcciones de los municipios afectados de Burgos y Zamora, algunas actuaciones por un importe que se estima en no superior a 600.000 euros.

Paralelamente a estas actuaciones, destacó que se han puesto en marcha los distintos plantes de restauración ambiental desde los primeros momentos tras los incendios. “Unas actuaciones de restauración forestal que llevarán la realización de trabajos en el territorio un mínimo de 10 de años hasta consolidar un bosque joven pero establecido, lo que supondrá una inversión total de más de 4 millones de euros”.

Suárez-Quiñones señaló que la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha puesto en marcha diversas medidas destinadas a paliar los efectos causados por los incendios en viviendas y otros inmuebles ocurridos este verano en varios municipios de las provincias de Ávila, Burgos, Segovia y Zamora.

Desde el mes de agosto y hasta noviembre del pasado año, la Consejería dictó quince órdenes de emergencia para la contratación de obras y servicios necesarios para el desescombro y consolidación de las viviendas y edificaciones anejas de los municipios afectados y ordenando su inmediata ejecución, por importe total de 1.186.140 euros.

Las localidades con viviendas afectadas fueron San Juan de la Nava, El Hoyo de Pinares y El Barraco, en la provincia de Ávila; Quintanilla del Coco, Santibáñez del Val y Santo Domingo de Silos, en la provincia de Burgos; Torre Val de San Pedro, en la provincia de Segovia; Ferreras de Abajo, Junquera de Tera, Otero de Bodas, Villar de Farfón, Villardeciervos, Olmillos de Castro, Santibáñez de Tera y Losacio de Alba, en la provincia de Zamora.

 

subvenciones directas

Como complemento a las obras de emergencia, la Consejería convocó y concedió dos líneas de subvenciones a los damnificados para compensar los costes económicos asociados a la reparación de los daños causados en sus viviendas y su menaje doméstico, además de en las edificaciones complementarias, por un importe de 2.049.000 euros para la reconstrucción de 29 viviendas y edificaciones complementarias.