La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades visita el Espacio de Participación Comunitaria de la Fundación Intras
La Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades visita la Fundación Intras, que colabora en el programa. / Ricardo Ordóñez

La Junta reforzará la figura del asistente personal de las personas con a través de nuevos programas de formación con la colaboración de Fundación Intras. Así lo remarcó ayer en Burgos la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, durante su visita a la puesta de largo del Espacio de Participación Comunitaria de la Fundación Intras.

Castilla y León es la segunda Comunidad de España en la implantación de este servicio, impulsado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y ya con casi 2.300 castellanos y leoneses que lo reciben, el doble que hace cuatro años. La Fundación Intras es una de las principales entidades en la implantación de esta figura, en la cual se va a seguir avanzando con la aplicación y el desarrollo de la recién aprobada Ley de Apoyos al Proyecto de Vida de este colectivo.

Así, Blanco recordó que “aprobábamos la semana pasada la Ley de Apoyos al Proyecto de Vida de las personas con discapacidad, que tenía varios objetivos”. “Uno de los objetivos más importantes, aparte de dar tranquilidad a las familias, de que sus seres queridos, de que sus hijos, sobrinos, nietos, van a estar atendidos cuando ellos falten con lo que ellos han decidido, era también el poner encima de la mesa todas esas herramientas que facilitaran la integración con normalidad dentro de la comunidad”.

Así, destacó que ese es uno de los objetivos que persigue este centro. “Se trata de un centro donde las personas con discapacidad vienen a realizar diferentes tareas y actividades”, y agregó además que “es un espacio abierto también, en este caso, a todas las personas del barrio, de manera que puedan venir, que puedan integrarse, que puedan realizar esas actividades y que puedan realizarlas de una manera conjunta, de una manera coordinada”.

“Una de las figuras más importantes que estaba en la ley, que se necesita, y que desde la Junta estamos apoyando es la figura del asistente personal”, subrayó. “Son más de 2.300 personas en Castilla y León, personas con discapacidad, personas dependientes, las que reciben ya el apoyo del asistente personal para poder realizar el día a día”, dijo. “Hemos duplicado en cuatro años esta figura y somos la segunda comunidad que más prestaciones de asistencia personal tenemos”.

Se trata, explicó, de “una ayuda a estas personas para poder realizar su día a día, para poder ir al trabajo, para poder ir al parque, por ejemplo” y añadió que “también es una figura muy demandada por los menores, y es algo que queremos reforzar y que queremos seguir potenciando, que ayuda a las personas con discapacidad a encontrar empleo en una doble vertiente”. “Por un lado facilita el día a día de estas personas para que puedan encontrar un empleo, pero también hay asistentes personales que son personas que tienen discapacidad, que les ayuda a la empleabilidad de los mismos”.