Aerogeneradores Molinos Viento DSF6394
Los molinos de viento son una de las fuentes más aprovechadas de las energías renovables. /KAMARERO

La Junta de Castilla y León anunció su compromiso de promover la instalación de hasta 4.000 megavatios de potencia procedente de energías renovables en lo que resta de legislatura, con el horizonte de 2023, para tratar de alcanzar los objetivos planteados en esta materia por la Unión Europea para 2023.
En un comunicado, el Gobierno autonómico ha detallado que el compromiso de instalación de energías limpias para esta legislatura fija un crecimiento de la energía fotovoltaica de 2.000 megavatios, pasando de los 5.600 MW instalados en 2019 a 7.600 MW en 2023; y otros tantos en la instalación de potencia eólica, pasando de la potencia en 2019 de 500 MW a los 2.500 en 2023.
Asimismo se preveía un incremento en la potencia eléctrica de biomasa forestal de 50 MW que en estos momentos ya están instalados, en concreto, con la puesta en funcionamiento de una planta de producción eléctrica en Cubillos del Sil (León).
En la actualidad se ha avanzado en este incremento de la potencia eléctrica renovable, siendo en estos momentos 6.289 MW los instalados de potencia eléctrica eólica y 883 MW la potencia instalada de solar fotovoltaica, según los datos aportados este domingo por la Junta.
Por otra parte, la Consejería de Economía y Hacienda está impulsando el desarrollo del autoconsumo fotovoltaico, con 21 MW ha instalados, lo que supone triplicar la instalación de paneles solares para producción eléctrica en casa particulares respecto de 2020.
La Consejería de Economía y Hacienda está impulsando dos grupos de trabajo en la Mesa de Autoconsumo para analizar los aspectos fiscales y las bonificaciones asociadas a las inversiones en estas instalaciones, así como la formación técnica de los instaladores.
Asimismo, en el último año se ha trabajado con los grupos de comunicación, normativa eléctrica y municipios, analizando cuestiones vinculadas con la tramitación administrativa desde el punto de vista medio ambiental, urbanístico, eléctrico y de seguridad industrial.

AUMENTO DE PRODUCCIÓN

La producción bruta de energía eléctrica en Castilla y León experimentó un destacado incremento del 13,88% en 2020, año de especial incidencia de la pandemia causada por el COVID-19, lo que contrasta con el descenso del 3,34 por ciento en la producción bruta eléctrica a nivel nacional.
El incremento de la producción de electricidad de la Comunidad se debe entre otras causas a una destacada presencia de producción de energías renovables en la Comunidad, cuyo peso ha hecho que más del 56 % de la producción de renovables en España corresponda a Castilla y León con su aportación de energía a través de la gran hidráulica, con el 25,26 % de la producción nacional; eólica, en la que la Comunidad es líder en potencia instalada de toda España, con casi el 23 % del total nacional; y de una aportación creciente al sistema eléctrico de la fotovoltaica que ha sumado el 7,29 % de la producción del Estado.
Asimismo, el consumo eléctrico durante la pandemia se ha incrementado un 3 % en los hogares, que pasa de los 2,9 millones de MWh en 2019 a los 3 millones de MWh de 2020, como consecuencia de los periodos de confinamiento a los que hay que sumar la actividad relacionada con el teletrabajo.
Por el contrario el consumo eléctrico de uso industrial y servicios descendió un 8,5 % debido a las mismas causas.
Como consecuencia el consumo total eléctrico de Castilla y León descendió, en el periodo indicado, un 5,8 % descenso muy similar al que se produce en España que desciende un 5,1 %.

NUEVA ESTRATEGIA

La Consejería de Economía y Hacienda está redactando la Nueva Estrategia de Eficiencia Energética de Castilla y León 2021-2030, con los trabajos ya «muy avanzados» en el Ente Regional de la Energía (EREN) «en total consonancia» con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC).
La tramitación de esta nueva estrategia de Castilla y León se realizará en el segundo semestre de este año.