La Junta, preocupada por la ralentización del descenso del índice de contagios

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, marca las pautas para la desescalada "lenta y prudente" en esta tercera ola

Aunque los datos de incidencia acumulada en la tercera ola de la Covid-19 siguen bajando en Castilla y León, y están en 171 a dos semanas y 70,15 a una por 100.000 habitantes, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha trasladado este lunes su preocupación por la ralentización en el descenso y el estancamiento en el indicador de transmisión del virus, este lunes situado en 0,83.

Son varias las comunidades preocupadas por esa ralentización, ha trasladado Casado en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno extraordinario que ha marcado las pautas para la desescalada “lenta y prudente” en esta tercera ola.

De hecho la tasa a siete días ni se ha movido este lunes respecto a ayer, domingo, y la de a dos semanas ha pasado de 173,45 a 171,03, según los datos facilitados en el portal de transparencia de la Junta. Y en algunas provincias, como Soria, Burgos y Zamora ha habido un pequeño incremento en el dato de la incidencia, lo que lleva a extremar la prudencia, ha observado Casado.

El nivel aceptable está en los 25 casos acumulados a dos semanas por 100.000 ha recordado la consejera de Sanidad, quien también ha incidido en ese estancamiento del índice de transmisión del virus, que llegó a estar en 0,64 el 11 de febrero, y que hoy figura al 0,83, cinco centésimas más que ayer, y con alguna provincia cercana al uno (0,97 en Burgos).

Esto indica que cada cien personas contagiadas pueden infectar a 83 en el caso de la media de la Comunidad y a 97 en el de Burgos. La consejera ha atribuido esos ligeros incrementos a las nuevas cepas de la Covid-19 que están circulando, en especial la británica, que en Soria ya supone el 80% de los nuevos casos.

En cuanto al resto de provincias, los datos de incidencia están en nivel alto en Burgos, con 208,58 a dos semanas, 221,5 en León, con 214,57 en Palencia, 151,56 en Salamanca, 166,8 en Segovia; y Valladolid, Zamora y Ávila en nivel medio, con 114,28, 67,41 y 91,33.

La situación en las plantas va mejorando, con 497 en planta este lunes, y algo más lenta va la mejoría en las UCI, con 220 enfermos covid en unidades de críticos, el “punto débil” en la evolución de la pandemia.

De hecho la Comunidad no aliviará las medidas extras de su nivel de riesgo 4, el cierre del interior de la hostelería, de centros comerciales y gimnasios, hasta que los enfermos covid no estén en el entorno del 35% de las camas de críticos, unas 190 o 195 camas de las más de 500 camas de UCI extendidas que tiene la Comunidad.