El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, en videoconferencia. / EFE
Publicidad

El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, aseguró en el Pleno de las Cortes de Castilla y León que la Junta no subirá los impuestos competencia de la autonomía para fomentar la recuperación de las empresas y familias tras la crisis de la pandemia del coronavirus. En la sesión plenaria que tuvo lugar ayer, martes, el jefe del Ejecutivo autonómico recalcó que la Junta es “contraria” a la subida de impuestos a las familias y pymes, por lo que apostará por una política fiscal “moderna y moderada”, algo que “también debería de hacer el Gobierno de España”, expresó Mañueco.

Preguntado en el Pleno por el portavoz del Grupo Ciudadanos en las Cortes, David Castaño, por si la Junta tiene intención de subir los impuestos tras la pandemia, el presidente instó en que la “mejor receta” para la recuperación es una fiscalidad “justa” y “comprometida”, por lo que enfatizó en que el Ejecutivo apostará por adaptar esta política fiscal, como en el medio rural.

Unas medidas que, según Mañueco, “contrastan” con las puestas en marcha por el Gobierno de España, “solo interesado en subir impuestos, aplicar recargos y cambiar normativas”, de ahí que invitó al Ejecutivo Central a seguir el ejemplo de Alemania y bajar el IVA para incentivar el consumo interno en el país. Por su parte, el portavoz del Grupo Cs, David Castaño, aseguró en el Hemiciclo que aún se está a tiempo de evitar que esta crisis coyuntural provocada por el coronavirus “no se convierta en estructural”, pues las empresas siguen estando “fuertes” y puede producirse el denominado efecto en “V”.
Por todo ello, tanto el presidente de la Junta, como el portavoz de Cs coincidieron en que la recuperación tras la crisis pasa por una reforma sanitaria y del modelo residencial, una aplicación de medidas para atajar el problema del empleo y, finalmente, inyectar liquidez a las empresas de la Comunidad.

Mañueco pide “altura para pactar”

En cuanto al acuerdo para la reconstrucción de la Comunidad tras el coronavirus, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, pidió a la oposición estar “a la altura” para culminar el pacto, mientras que el socialista Luis Tudanca le advirtió de que lo hará “a pesar” de su gestión y por los ciudadanos.

“Hay que tomarlo ya, se lo merecen nuestra tierra y sus gentes”, zanjó Mañueco en su contestación a la pregunta formulada ante el Pleno de las Cortes de Castilla y León por el portavoz del Grupo Socialista, quien ha puesto en duda que el propio presidente y su Ejecutivo hayan estado “a la altura” de la dimensión de la pandemia.

De hecho, Tudanca se ofreció para seguir siendo “responsables” en el ejercicio de la oposición “pero nunca corresponsables de sus desmanes”, en referencia a una serie de circunstancias que realizadas por parte de Mañueco, como la investigación de la Fiscalía sobre las órdenes relacionadas con el traslado de mayores usuarios de residencias a los hospitales, entre otras.

DESAVENENCIAS CON FERNÁNDEZ

Mañueco tuvo una serie de desavenencias con el líder autonómico de Podemos, Pablo Fernández, al que comparó con un “Pablo Iglesias en pequeñito”, centrado en “dividir” entre “buenos y malos”. Mientras, su oponente le tildó de “nefasto” y de no estar “a la altura” de su cargo. “Nunca decepciona. Hoy esperaba de usted colaboración y compromiso y me ha dado la receta de todos los días: propaganda y demagogia”, respondió Mañueco a Fernández ante el Pleno de las Cortes de Castilla y León, donde ambos se dedicaron varios reproches antes de apelar al acuerdo a favor de los ciudadanos.

Mañueco aseguró que su gobierno se “ha volcado en la lucha contra la pandemia tanto como el que más” y se “ha dejado la piel por la vida de la gente”, algo que en su opinión no les puede “negar nadie”, con un “compromiso ético claro, rotundo e irrenunciable con la vida”. “Todos nos debemos unir”, esbozó el presidente en su primera respuesta. En su réplica, Fernández aseguró que Mañueco “miente” respecto al pacto porque “si está trabajando, no es con Podemos”, que lleva “un mes esperando”, por lo que consideró que no está “a la altura del cargo que representa” y se mantiene como un “nefasto presidente” que debería “leer un poco y hacer cuadernillos Santillana”.

Pese a estas críticas, el dirigente de Podemos dijo que seguirá conjugando el verbo “construir”, aunque en su opinión la Junta se centre en el verbo “ocultar”, ya que “las personas son lo primero”.

“Nos estamos jugando el futuro de todos”, remarcó Mañueco, quien pidió a Fernández que en lugar de centrarse en defender la acción de gobierno de su partido a nivel nacional se enfoque en “defender los intereses de Castilla y León” en asuntos como la gestión del Ingreso Mínimo Vital que ha dicho que el Gobierno niega al Ejecutivo autonómico y al reparto de los recursos no reembolsables habilitados por el Gobierno para afrontar los gastos de la crisis. “Arrime usted el hombro, vamos a sumarnos todos al trabajo de las fuerzas políticas, todos unidos. Si no quiere colaborar, al menos no entorpezca”, concluyó Mañueco.