La Junta invertirá 19 millones para reducir el consumo de los regadío

La Junta plantea reducir el coste de la energía y el consumo de los regadíos, favoreciendo así la minimización de emisiones de gases de efecto invernadero

La Junta de Castilla y León invertirá 19 millones de euros hasta el año 2023 para reducir el coste de la energía y el consumo de los regadíos, favoreciendo así la minimización de emisiones de gases de efecto invernadero.

Se trata de un objetivo enmarcado en el Programa de Eficiencia Energética en los regadíos presentado este viernes en la localidad zamorana de Coreses por el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero.

Carnero ha defendido que el precio de la energía “ha tenido constantes incrementos” y por eso resulta necesario “conseguir la mayor eficiencia energética posible”. Con este sistema, se conseguirá reducir los costes de producción de las explotaciones “donde el consumo tiene un peso importante en la factura”.

El programa se desarrollará en cuatro líneas. La primera de ellas pondrá el foco en los regadíos colectivos con comunidades de regantes para que su competitividad se independice de los precios de la energía eléctrica.

Dentro de esta línea se han programado ocho actuaciones en las comunidades de regantes Canal de la Maya (Salamanca), Pisuerga, Soto del Cerrato y Becerril del Carpio en Palencia, Toro (Zamora), y Tordesillas, Castronuño y Valoria la Buena en Valladolid.

La segunda línea consistirá en la aplicación de nuevas técnicas y sistemas de riego, tales como riego por baja presión en cultivos representativos de la región como son la remolacha azucarera, la patata y el maíz.

La tercera línea, denominada “riegos con presión natural”, buscará el diseño óptimo de instalaciones “donde se pueda utilizar, al máximo, la topografía del terreno para llevar el agua a la cota necesaria para asegurar la presión de consigna en la red con el nulo o mínimo aporte de energía eléctrica externa”.

La cuarta consistirá en aplicar tecnologías al servicio del regante y entrará en juego una de las principales áreas que el Itacyl seguirá desarrollando para mejorar la eficiencia energética de las explotaciones de regadío, como son las líneas de posicionamiento por satélite o agricultura de precisión.