María Pardo, en rueda de prensa junto a la delegada territorial de la Junta, Raquel Alonso.
María Pardo, en rueda de prensa junto a la delegada territorial de la Junta, Raquel Alonso. / Miriam Chacón

La Junta de Castilla y León destinará un total de 115 millones de euros en toda la Comunidad para la construcción de alrededor de 1.200 viviendas colaborativas o de ‘cohousing’ cuyos destinatarios principales son la población joven que no puede acceder a la compra de una casa y que quiere iniciar la emancipación “de otra forma” a través de este tipo de alquileres.

En concreto, los proyectos de vivienda incluyen pisos de 60 metros cuadrados con un máximo de dos habitaciones y cocina propia pero también espacios comunes de lavandería, zona de estar y parking para bicis, entre otros elementos, de forma que los jóvenes puedan tener “calidez” en su forma de vida ante el incremento registrado por la Junta en las solicitudes de ayuda para alquiler de habitaciones, en vez de pisos completos.

La mitad de la cuantía destinada a este proyecto “novedoso” en materia de habitabilidad de la Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio procede de fondos europeos, mientras que la mitad restante será aportada por la Junta de Castilla y León, así lo expresó la directora general de Vivienda, Arquitectura, Ordenación del Territorio y Urbanismo del Gobierno autonómico, María Pardo.

Detalló también Pardo que en Valladolid se construirá más de un tercio de estas viviendas, en concreto 463, que en su mayoría serán proyectadas por la empresa pública Somacyl, con una inversión total de 40 millones de euros, si bien el Ayuntamiento de la capital vallisoletana construirá 36 de estas viviendas al mostrar interés en participar activamente en este programa. Una situación que, además de en Valladolid, se ha dado también con el Ayuntamiento de Salamanca, que construirá dos promociones hasta acercarse al centenar de viviendas, y que se debe a la asunción del 50 por ciento de la cuantía necesaria para llevar a cabo los proyectos, motivo por el que Pardo detalló que “el resto de ayuntamientos no han accedido porque no todas las administraciones pueden”, si bien matizó que en esos casos de ciudades mayores de 20.000 habitantes, también se desarrollarán este tipo de viviendas como parte del programa de la Junta.

Asimismo, María Pardo también detalló que en Valladolid la construcción se llevará a cabo en distintas zonas entre las que se incluyen Parque Alameda, la azucarera de Santa Victoria, la calle Mieses o una zona del plan parcial integrado de Medina del Campo, y en concreto, y para toda la Comunidad, el objetivo es tener todas las obras licitadas antes de que finalice el año 2023 y terminada su construcción en 2026, dado que al proceder la mitad de la cuantía destinada para la edificación de fondos europeos, “en diciembre de 2026 todo el dinero tiene que estar justificado”.

Además de esta línea, Pardo detalló ante los medios, durante la rueda de prensa celebrada en la Delegación Territorial de la Junta, otras líneas del parque público de la Junta en régimen de alquiler como es la rehabilitación de las viviendas de camineros, con el ejemplo de las seis viviendas de Medina de Rioseco que se rehabilitarán con un presupuesto cercano al millón de euros para destinarlas al alquiler social; y la continuación del programa Rehabitare.