Desayuno de prensa de Infobierzo con el consejero de Agricultura y Ganadería
El consejero de Agricultura y Ganadería, Gerardo Dueñas. / César Sánchez

La Junta de Castilla y León desarrollará a lo largo de este año su Plan propio de Industria Alimentaria, según destacó ayer el consejero de Agricultura y Ganadería, Gerardo Dueñas, quien desarrolló algunas de las ideas principales del plan ya anunciado por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco.

Fue uno de los asuntos que centraron la participación del consejero en un desayuno de prensa en Ponferrada, organizado por el digital Infobierzo.

El objetivo es facilitar el relevo generacional en el campo, ayudar a la profesionalización del sector y asentar población en el medio rural, donde se encuentran el 60 por ciento de las inversiones en materia agroalimentaria.

Según los datos ofrecidos por el consejero, el sector agrario es estratégico en León y también en la Comunidad, donde en el primer trimestre de este año contribuyó de forma importante en el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB). “El sector agrario generó el pasado año el 6 por ciento del valor añadido total. Si sumamos el agroindustrial, en la Comunidad supone el 12 por ciento del valor añadido total. El PIB de Castilla y León creció un 3 por ciento en el primer trimestre de 2024 y el sector primario supuso un 11 por ciento. Ha sido la pieza clave para este crecimiento”, dijo.

Se trata de cifras “positivas”, a pesar de que 2023 fue un mal año para la producción agrícola, especialmente para el cereal de invierno, aunque este año se prevé un crecimiento de la cosecha, que podría rondar los 5,9 millones de toneladas.

“La industria agroalimentaria aporta el 28 por ciento de la cifra de negocio de la Comunidad. Se ha convertido en la salida natural de las producciones agrarias. Hay cerca de 3.000 empresas, la mayoría PYMES, que facturan más de 14 millones y crean 43.000 empleos. Estamos en el tercer puesto a nivel nacional, por detrás de Cataluña y Andalucía”, aseguró.

En cuanto a la exportación de productos agroalimentarios, el año pasado se alcanzaron los 3.300 millones de euros, con un importante incremento en la provincia de León, donde destacó la exportación de carne, vino o yogures. A su vez se importaron legumbres, cereales y hortalizas. El reto es “abrir nuevos mercados”, explicó Dueñas.

 

Problemas y soluciones

Dueñas repasó también algunos de los problemas que atraviesa el sector y las soluciones que se intentan aportar desde la Administración autonómica.

Por un lado hay un gran problema con el relevo generacional en el campo y en la ganadería. Por eso se trabaja en una profesionalización del sector, con más de 18 millones de euros que se invertirán este año con el objetivo de incorporar jóvenes y contribuir a la modernización de explotaciones.

Otra de las preocupaciones es la Política Agraria Común (PAC), cuya normativa ha generado este año múltiples protestas agrarias. “Es un momento crucial para el campo. Hemos visto muchas manifestaciones. Tenemos la necesidad de aprovechar al máximo las ayudas y que los beneficiarios dispongan cuanto antes de los fondos. Hemos asumido la necesidad de simplificar la gestión de las ayudas y somos la única Comunidad que ha pagado los anticipos del 70 por ciento. Somos los que mejor gestión de fondos hace”, defendió.

Dueñas también resaltó la necesidad de incrementar el número de explotaciones aseguradas. En León hay seguros agrarios por valor de 436 millones de euros.