La Junta defiende que se aplicó la ley en la venta de todoterrenos

El consejero Suárez-Quiñones expresa su confianza en el personal público de las Delegaciones

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones.
Publicidad

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, defendió ayer la aplicación de la ley en la venta de todoterrenos que se está investigando y ha expresado su confianza en el personal público de las Delegaciones Territoriales.

El consejero respondió así en el pleno de las Cortes autonómicas a una pregunta de procurador socialista Ángel Hernández sobre quién decidió y cuáles fueron las razones para enajenar de forma directa vehículos adscritos a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente.
No ha habido adjudicación directa salvo en el caso de tres ayuntamientos del PSOE y dos asociaciones, explicó el consejero, quien aseguró que esas ventas las ha ejecutado “el órgano competente y conforme a lo dispuesto en la Ley”.

Suárez-Quiñones concretó que 208 empresas hicieron 146 ofertas por vehículos y ha manifestado que se retiraron vehículos con treinta o cuarenta años que generaban un millón y medio de euros de gasto por reparaciones al año y comprometían la seguridad de sus usuarios.

Ha citado 301 vehículos para chatarra, sobre los que se invitó a empresas de chatarrería, mientras otros no tenían porqué destinarse a ese fin y se invitó a empresas en general y, si éstas después vendieron a terceros, fue una cuestión suya.

“Confianza plena mientras no se demuestre lo contrario en nuestro personal público de las Delegaciones Territoriales”, resumió el consejero, quien recordó que el próximo 26 de febrero comparecerá en el Parlamento autonómico a petición propia para detallar las operaciones llevadas a cabo con esos todoterrenos.

“Han estado haciendo adjudicaciones a particulares negándoselas a ayuntamientos”, manifestó el procurador socialista, quien aseguró la existencia de vehículos que se pensaba que iban a dedicarse a chatarra que no disponen de la justificación de baja definitiva ni del certificado de destrucción y que están “en Milanuncios”.

Ha subrayado que hay vehículos cuyos datos no están recogidos en el portal de transparencia de la Junta e insistió en reclamar información sobre qué órganos se ocuparon de gestionar esos todoterrenos y qué procedimientos administrativos siguieron.