El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. / EFE
Publicidad

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, que participó en la decimocuarta reunión por videoconferencia con el presidente del Gobierno central y el resto de presidentes autonómicos, anunció que la Comunidad contará con un plan postalarma para garantizar la seguridad sanitaria a partir del próximo 21 de junio, cuando está previsto que finalice el estado de alarma. Fernández Mañueco aseguró que Castilla y León estará “preparada para continuar la desescalada” después del 21 junio, con “un plan para proteger a las personas, para combatir la pandemia y para responder ante cualquier situación, con protocolos ante posibles rebrotes”.

Según explicó, un comité de expertos jurídico y sanitario está trabajando ya para preparar las resoluciones que permitan actuar a partir de la normativa sanitaria y de protección civil, puesto que será esencial mantener el control, la vigilancia y el sistema el rastreo para actuar con rapidez. Fernández Mañueco reconoció que el sistema sanitario está organizado, en los hospitales, en los centros de salud y en los consultorios de toda la Comunidad.
Por otro lado, el presidente de la Junta reclamó a Pedro Sánchez que “duplique los fondos de Educación” para afrontar los gastos de seguridad que generará la pandemia durante todo el curso 2020-21. Con el planteamiento actual, estos fondos solo afectan a esta anualidad presupuestaria, hasta el mes de diciembre, con lo que no estaría cubierto el incremento de costes por las medidas de seguridad en el curso completo, que abarca meses de 2020 y 2021.

De igual modo, el presidente de la Junta volvió a reivindicar la necesidad de que el Gobierno de España recalcule el fondo extraordinario para que llegue a las comunidades que más han sufrido la pandemia, como Castilla y León. Así, insistió en que “lo justo es que atienda los costes reales de la pandemia en sanidad y servicios sociales y especialmente en aquellas comunidades más afectadas por la pandemia”.

En este sentido, recordó que el cambio de criterios impuestos por el Ejecutivo de Pedro Sánchez “perjudica especialmente a Castilla y León”, ya que van en contra de la lucha contra la pandemia y de todas las recetas para afrontar el reto demográfico. Mañueco explicó que estos nuevos criterios benefician a las comunidades con población más joven; con metro y cercanías; con más PIB y capacidad fiscal, mientras que perjudica a las comunidades con alta dispersión, con gran superficie y con población de más de 65 años. “Los territorios con menos población requieren apoyo y fondos, no necesitan recortes y que les den la espalda”, afirmó.

Por ello, pidió una reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera para discutir estos puntos. En concreto, la Junta reclama que en el fondo extraordinario se repongan los 2.000 recortados a sanidad y servicios sociales, y que para el reparto se utilice el modelo de financiación autonómica ordinario, con cuyos criterios Castilla y León recibiría más de 110 millones de euros a mayores.

Además, Fernández Mañueco volvió a recordar la conveniencia de recurrir al MEDE para financiar el gasto sanitario y garantizar el funcionamiento del sistema sanitario público, así como que se aclare el reparto de los fondos europeos y el escenario de déficit y deuda. Señaló que, una vez que la UE ha flexibilizado este escenario, el Gobierno debería hacer “un reparto equitativo entre todas las administraciones públicas”, puesto que las comunidades autónomas necesitan más margen para gestionar mejor las que son sus competencias básicas: educación, sanidad y servicios sociales.

Sobre las entidades locales, subrayó que también falta concreción en la flexibilización de la regla de gasto y la utilización del superávit, que las entidades necesitan para poner en marcha medidas y ayudas muy importantes para avanzar en la recuperación económica en el conjunto de Castilla y León y también de España.

sectores estratégicos

En cuanto al Plan de Automoción anunciado por el Gobierno, Fernández Mañueco mostró su satisfacción por que se impulse, como Castilla y León ha venido solicitando desde hace semanas, pero se mostró sorprendido por que no se haya tenido en cuanta a las comunidades autónomas. Por ello, pidió al presidente del Gobierno que se tengan en cuenta propuestas como las ayudas a la demanda; el impulso de la Economía 4.0; ayudas a la modernización y a las inversiones, y neutralidad tecnológica.

Igualmente, Castilla y León sigue pendiente de los planes estratégicos para el comercio, la hostelería y el turismo, sectores estos dos últimos donde se pidió rebajar el IVA para ayudar a su recuperación. Fernández Mañueco ha insistido también en las ayudas para la industria agroalimentaria, la necesidad de mantener las actuales ayudas que llegan de la PAC, y la extensión de los ERTE en los sectores más afectados.