El consejero de Economía y Hacienda y portavoz en funciones, Carlos Fernández Carriedo. / EFE - NACHO GALLEGO
El consejero de Economía y Hacienda y portavoz en funciones, Carlos Fernández Carriedo. / EFE - NACHO GALLEGO

La Junta de Castilla y León cree que ya es «oportuno reflexionar» sobre la retirada de la mascarilla en interiores, una vez que la incidencia de la covid lleva dos semanas estabilizada en la Comunidad y siguen bajando los ingresos hospitalarios.

«Es necesario replantearse en qué momento, con qué nivel de afluencias y en qué distancias» se puede retirar el uso de la mascarilla en interiores como medida para controlar la covid, ha sostenido este jueves el portavoz en funciones de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno. Ello en «conjunto con todas las Comunidades y de la mano de la opinión científica«, ha añadido.

La incidencia acumulada de la covid en casos por 100.000 habitantes lleva dos semanas estabilizada en torno a los 250 casos a 7 días, sin nuevas reducciones significativas, pero el alto grado de vacunación se ha traducido en que no haya un aumento relevante de casos graves, ha reflexionado el portavoz en funciones de la Junta.

También sigue bajando, aunque a un menor ritmo, la presión asistencial, aunque sigue habiendo hospitalizados y fallecidos por lo que Fernández Carriedo ha incidido en que hay que seguir «acentuando la responsabilidad individual».