La Junta apuesta por diversificar y desestacionalizar el turismo

La estrategia del Gobierno regional mantiene su apuesta por el turismo rural y busca atraer visitantes durante todo el año como parte de las políticas para luchar contra la despoblación

28
El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco (i), junto al consejero de Cultura y Turismo, Javier Ortega (2i). / EFE
Publicidad

La Junta de Castilla y León apostará por reforzar el turismo rural, el español como recurso, la desestacionalización y la internacionalización en el marco de su estrategia de cara al futuro en un sector “estratégico” que se quiere seguir potenciando.

“Queremos situar a Castilla y León como un referente del turismo nacional e internacional, que sea de calidad, diverso y multicultural”, precisó el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, antes de recorrer la 23ª Feria Internacional del Turismo de Interior (Intur), que se celebra hasta este domingo 24 de noviembre con Portugal como país invitado.

Bajo esas premisas, Fernández Mañueco defendió la trascendencia e importancia de un sector estratégico que representa el 10% del PIB de la comunidad autónoma, y que en lo que va de año ha superado la cifra de 7,6 millones de visitas y sumado 1,4 millones de pernoctaciones.

Son algunos datos de la fortaleza de este sector a los que el presidente añadió el gasto anual de 2.000 millones que dejan los visitantes en las más de 31.000 empresas censadas y más de 8.000 alojamientos que proporcionan casi 75.000 puestos de trabajo en la Comunidad.

Consciente de este vigor, el presidente de la Junta llamó la atención sobre el futuro de un sector que debe permanecer activo “todos los meses del año”, con especial incidencia en el medio rural, el patrimonio histórico y artístico como exponente, la apuesta por los mercados internacionales y la lengua española como herramienta de proyección en el extranjero.

Todos estos ejes constituyen la estrategia que Fernández Mañueco desarrolló, durante una comparecencia informativa, antes de recorrer Intur con los consejeros de Cultura y Turismo, Javier Ortega; de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones; y de Empleo, Carlos Fernández Carriedo.

La segmentación de mercados, los destinos “inteligentes, innovadores y accesibles”, el turismo social y el de la Tercera Edad, así como la distribución “más equitativa” de congresos y otras actividades en las nueve provincias, mencionó como cimientos del turismo del futuro.

Medio rural

El presidente llamó la atención acerca de la necesaria contribución del sector en el medio rural, para fijar población mediante la diversificación de un economía tradicionalmente sustentada en la industria agroalimentaria, ha precisado, y todo ello “con unas nuevas tecnologías que lleguen a todas las personas y rincones: es algo fundamental”.

Al referirse a la captación de estudiantes extranjeros de lengua española, con destino a Castilla y León, apuntó a la formación y capacitación de profesionales del sector “para diferenciarnos de la oferta de otras comunidades”, en colaboración con la Red Internacional de Hispanistas y el Centro Internacional del Español que tiene su sede en Salamanca.

La última línea estratégica que desarrolló, relativa a los mercados internacionales, debe rentabilizar la presencia del AVE en Castilla y León para captar viajeros y aprovechar a la sociedad Turespaña “para una campaña de promoción de Castilla y León, fuera de nuestras fronteras, como un destino turístico de primer nivel”.

Respecto a Portugal, nación invitada en esta 23ª Intur, Fernández Mañueco elogió el potencial que atesora por su cercanía con Castilla y León, “un país con el que compartimos muchas cosas como la ruta por el río Duero, que es una apuesta por el turismo natural, gastronómico, enológico y patrimonial”.