La Junta apoya las movilizaciones contra la nueva protección del lobo

El consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones advierte de "lo negativo" que resulta esa estrategia de protección y declara que no va a aceptar "imposiciones de lo urbanita, del ecologismo de asfalto" al medio rural

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha expresado este lunes su apoyo a las movilizaciones que convoquen las organizaciones profesionales agrarias contra la nueva protección del lobo, que prohibirá su caza al norte del Duero. Suárez-Quiñones ha asegurado, a preguntas de los periodistas en Zamora, que el Gobierno regional apoya “plenamente” las manifestaciones que convoquen Asaja, UPA, COAG y UCCL por esta cuestión siempre que se hagan “con el respeto debido y el cumplimiento de las normas”.

Ha lamentado además el “fracaso” de las conversaciones que los responsables de las organizaciones agrarias han mantenido con el Gobierno de España porque este “no ha dado un paso atrás en su pretensión” de incluir al lobo en el listado de especies en régimen de especial protección al norte del Duero. Castilla y León, junto con Asturias, Galicia y Cantabria, con quienes hace frente común para que se mantenga la caza del lobo al norte del Duero, ha solicitado una reunión de la conferencia sectorial de Medio Ambiente al considerar que tiene que ser ése el foro en el que se tome la decisión sobre el tema.

Estas cuatro Comunidades Autónomas también han pedido una reunión con el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, para abordar la cuestión. Suárez-Quiñones ha mostrado su “total contrariedad” por el “ataque al medio rural y la ganadería” que supone el cambio de estatus del lobo promovido por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Ha considerado que ese cambio obedece a motivos “de tipo ideológico y dogmático”, ya que no se pueden alegar razones de conservación porque el lobo está “extraordinariamente conservado” y su población en Castilla y León ha pasado de 400 ejemplares en los años ochenta a unos dos mil actualmente. Ha subrayado además que en la zona de la Comunidad en la que ha habido una “protección estricta” de la especie, como es al Sur del Duero, se localizan únicamente el 20 por ciento de los ejemplares y en cambio causan el 80 por cientos de los ataques a la ganadería.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León ha advertido por ello de “lo negativo” que resulta esa estrategia de protección y ha declarado que no va a aceptar “imposiciones de lo urbanita, del ecologismo de asfalto” al medio rural que pueden hacer que desaparezcan los ganaderos y con ellos los pueblos. Ha alertado del “importante perjuicio” que causará la nueva protección del cánido, especialmente en provincias como Zamora donde la coexistencia es “compleja”.