dc74c8643f7b7d683d803d71b20adabfba73bdd9w
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (c) acompañado por el rector de la UNED, Ricardo Mairal (3d) inauguran el curso académico de la UNED-Zamora, en Zamora. EFE/Mariam A. Montesinos

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha anunciado este viernes cuatro líneas de actuación, de las que algunas son nuevas medidas, para luchar contra la pobreza energética, entre ellas un ingreso “automático” de 130 euros a cerca de 45.000 familias de la Comunidad Autónoma.

Esa ayuda extraordinaria, para la que el Gobierno regional habilitará una partida de seis millones de euros, vendrá acompañada de otras como una partida adicional de ocho millones de euros para las ayudas de emergencia del convenio con las Corporaciones locales. Del mismo modo, se va a reforzar el convenio con los suministradores energéticos para evitar cortes por impago de facturas de familias con dificultades económicas y se va a reforzar otra línea de ayudas de la que ya se benefician 93.000 castellanoleoneses.

Esos cuatro ejes de actuación que va a aprobar el Gobierno regional como medidas de ayuda a las familias frente a la subida experimentada por los precios de la luz y el gas pretenden que ninguna familia se quede sin suministros energéticos por dificultades económicas.

Fernández Mañueco ha subrayado que con estas medidas pretende transmitir el mensaje de que ante la subida del precio de la luz y el gasto el Gobierno regional que preside “protege a las personas que pasan dificultades“.

La ayuda de 130 euros a las familias más vulnerables para ayudarles en el pago de la luz llegará de forma automática, sin necesidad de que presenten solicitud, a quienes cobran la renta garantizada de la ciudadanía y las personas mayores con pensiones no contributivas y se extenderán también a otras familias en situación de vulnerabilidad.

Otra de las medidas se inscribe en el marco del convenio en materia de Servicios Sociales entre la Junta de Castilla y León, las diputaciones provinciales y los ayuntamientos de más de 20.000 habitantes, para el que el Gobierno regional destinará ocho millones de euros adicionales. Ese dinero, distribuido al 50 % entre las anualidades de 2021 y 2022, permitirá que, dentro de las ayudas de emergencia, se cree una nueva línea de ayudas por la subida de los suministros de la calefacción.

Además, el convenio para evitar cortes de suministro en los hogares por impagos a familias con dificultades, que en el último año ha evitado que 427 hogares se quedaran sin energía, se verá reforzado con un nuevo convenio en el que, además de Iberdrola, Naturgy y Repsol, se incorporará Endesa.

La cuarta medida tiene que ver con el denominado bono térmico, que está aún pendiente de que el Gobierno de España notifique su mantenimiento, y que en el último año ha beneficiado a 93.000 familias con ayudas de entre 67 y 123 euros por hogar y una partida global de 8,8 millones de euros.

Fernández Mañueco ha resaltado que Castilla y León tiene unos servicios sociales “de primera“, algo que es gracias a medidas como las anunciadas este viernes.