El Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. / Miriam Chacón

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Gerardo Dueñas, apuesta por modificar, a corto plazo, los límites de rendimientos para “hacer atractivos” los seguros agrarios en las explotaciones de las provincias del sur de la Comunidad, así como “transformar todo el modelo” a medio plazo para “garantizar un mínimo de seguridad en la explotación”.

Dueñas realizó esta reflexión durante su participación en ‘Los desayunos de Ical’, donde aseguró que la introducción de los agricultores sin asegurar entre los beneficiarios de las ayudas directas establecidas por la Junta frente a la sequía se debió a una petición de las organizaciones profesionales agrarias, aunque la vinculó con la exigencia de que la subvención se reciba siempre que se contrate el seguro tanto para el año que viene como para las dos campañas siguientes.

No obstante, Dueñas concedió que, paralelamente, las administraciones “tienen que ir avanzando en mejorar la política de seguros” corrigiendo, a corto plazo, los rendimientos en algunas zonas del sur de la Comunidad para “facilitar el aseguramiento”, puesto que, actualmente, los rendimientos medios “están muy por debajo del entorno”, lo que hace que el seguro “no sea atractivo”.

Por otro lado, el responsable de Agricultura consideró que es necesario “transformar el modelo de seguro en un modelo de rentas, que garantice un mínimo de seguridad en la explotación” a nivel económico, y “no hacerlo por cultivos”, como hasta ahora. Puso como ejemplo el caso de las frutas y hortalizas que, “con los siniestros que han ido teniendo varios años seguidos, han ido provocando que haya unos movimientos entre líneas más y menos rentables” cuando, según Dueñas, “es más sencillo llegar a un seguro por el que, si tengo 200 hectáreas e invierto 60.000 euros, me garantice un mínimo” de renta.

“Hay que ir buscando algo que, de verdad, universalice el seguro”, manifestó el consejero de Agricultura, que pidió para ello la colaboración entre el Ministerio de Agricultura, las comunidades autónomas, las organizaciones profesionales agrarias, las cooperativas y “todo el sector” para “dar una vuelta” a ese modelo de aseguramiento que permita “ir a otro diferente”.

Por el momento, Dueñas adelantó que la Junta incrementará el próximo año, en un millón más, las ayudas al aseguramiento, hasta los 13,6 millones de euros, con un horizonte temporal de llegar a los 15 millones “al final de la legislatura” para alcanzar el 70 por ciento de apoyo máximo al sector, siempre y cuando “el Estado mantenga el apoyo que ha prestado este último año”.

 

500 millones en préstamos

También reivindicó la medida de su Consejería para bonificar los préstamos ante la sequía con una cuantía de 60 millones de euros que permitirá a los agricultores y ganaderos, tanto profesionales como no profesionales, acceder a un total de 500 millones de euros.

Esta cantidad se une a las ayudas directas que suponen, en suma, “el mayor apoyo histórico frente a la sequía hecho por esta Administración”, con una cuantía que Dueñas cifró en 145 millones de euros y que aunque reconoció que “nunca es suficiente”, como todas las ayudas, “no podíamos poner encima de la mesa importes que no se fueran a cumplir”.

Con ello, mostró Dueñas su esperanza de que la sementera del próximo año no quede en riesgo, también bajo la perspectiva de que el agricultor de Castilla y León “es profesional y va a volver a ejercer su trabajo como ha venido haciendo hasta ahora”, gracias también a unos préstamos que supondrán “una fuente de ingresos, con un año de carencia, que va a posibilitar ejercer las labores normales al inicio de la campaña”, junto al contexto de unos precios de la energía que “están bajando” y un valor del fertilizante que, según el consejero, “se va a colocar en niveles cercanos a precios baratos”.