El interior de un bar de Segovia cerrado al público a raíz de las medidas restrictivas acordadas por la Junta de Castilla y León. / KAMARERO

El vertiginoso aumento de la incidencia de la Covid-19 en Castilla y León desde la vuelta del periodo navideño ha desencadenado una serie de medidas restrictivas a la actividad social, pero también económica. Segovia, Ávila y Palencia, las provincias que peores indicadores han mostrado en las últimas fechas, inauguraron restricciones en hostelería, grandes establecimientos comerciales y centros deportivos. Ahora, la Junta de Castilla y León ampliará estas medidas al resto de provincias de la Comunidad, y tendrán efectos a partir de este miércoles, tras la celebración, mañana martes, de una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno.

Actualización: El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha ratificado este martes la aplicación de medidas excepcionales de nivel 4 de alerta -cierre del interior de bares y restaurantes, centros comerciales, gimnasios y establecimientos y locales de juegos y apuestas- para toda Castilla y León con el objetivo de “frenar” la tercera ola de la pandemia.

Así lo ha anunciado la Administración regional a través de un comunicado recogido por El Adelantado. Las medidas reforzaran el actual nivel 4 de alarma sanitaria vigente en la Comunidad ante la negativa evolución epidemiológica y asistencial que reflejan los datos y criterios sanitarios en territorio autonómico castellano y leonés durante los últimos días, sumándose las provincias de Burgos, León, Salamanca, Soria, Valladolid y Zamora a esta situación ya vigente en Ávila, Palencia y Segovia.

Estas medidas pasan por la clausura del interior de la hostelería y restauración, salvo en lo que se refiere a comida para llevar y servicio a domicilio, manteniendo las terrazas exteriores con el cumplimiento estricto de medidas de aforo y seguridad, así como las excepciones para restaurantes de hoteles y otros alojamientos turísticos para sus clientes, los centros sanitarios y sociales, los centros de trabajo y de gasolineras.

También se obligará al cierre de las grandes superficies comerciales (más de 2.500 metros cuadrados), pero se mantendrá abierto el comercio minorista. Misma suerte padecerán las salas de juego y apuestas que deberán cesar su actividad a partir del domingo.

Las instalaciones y centros deportivos para la realización de actividad física que no sea al aire libre deberán clausurarse. Se suspende la práctica de la actividad deportiva oficial de carácter no profesional de ámbito autonómico, salvo las competiciones, incluidos sus entrenamientos, que den acceso directo o cuyas fases regulares de competición desemboquen en fases de ascenso a competiciones oficiales regulares de ámbito estatal. No se permite la asistencia de público a ningún evento deportivo.

Su entrada en vigor se ha establecido para las 00:00 h del próximo miércoles, 13 de enero y el período de vigencia inicialmente establecido es de catorce días, hasta las 23:59 h del 26 de enero, si bien la Consejería de Sanidad “evaluará de forma continua la situación sanitaria con el fin de garantizar la adecuación de las medidas vigentes a la evolución de los indicadores epidemiológicos, asistenciales, sociales, económicos y de movilidad, pudiendo ser aquellas mantenidas, modificadas o levantadas en función de su evolución”, concluye el comunicado.