Gente caminando por una calle de Segovia. / KAMARERO

La Junta de Castilla y León ha alertado este jueves sobre el aumento de partículas de polvo procedente de África al tiempo que ha recomendado tomar precauciones para minimizar la exposición. Los modelos de predicción lo han anunciado para hoy en toda Castilla y León y mañana en el sureste de la Comunidad.

Esta alerta por la intrusión de partículas de polvo indica que, previsiblemente, provocará un aumento de los niveles de estas sustancias en el aire ambiente. Se trata, no obstante, de un proceso absolutamente natural sobre el que no cabe intervención humana, salvo la adopción de precauciones para minimizar la exposición a este tipo de partículas.

Es una alerta “preventiva”, ha recalcado la Junta, y se ha adoptado con la información disponible a través de los modelos, que determinan que la calidad del aire por partículas PM10, es decir, de tamaño inferior a 10 micras, se va a incrementar en las próximas horas y se va a mantener en esos niveles altos durante este tiempo a niveles que previsiblemente puedan alcanzar valores por encima de 50 ug/m3 como media móvil de 24 h.

Recomendaciones

Aunque la normativa de Calidad del Aire en España y en Europa no establece un umbral de información a la población para este contaminante, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, para intentar minimizar la afección de estas partículas, hace algunas recomendaciones.

Para la población en general, la calidad del aire prevista en estas horas probablemente no les afecte, aunque puede presentar un riesgo moderado para los grupos de riesgo. Así, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente recomienda vigilar la aparición de síntomas como tos, irritación de garganta, falta de aire, fatiga excesiva o palpitaciones.

También recomienda reducir las actividades prolongadas y enérgicas al aire libre. En este sentido, las personas con asma o enfermedades respiratorias deben seguir cuidadosamente su plan de medicación. Las personas con problemas del corazón pueden experimentar palpitaciones, dificultad en la respiración o fatiga inusual.

Además, se recomienda evitar el desarrollo de acciones tales como la quema al aire libre de restos vegetales y en general cualquier actividad que pueda provocar la emisión de partículas al aire con objeto de minimizar los efectos de este episodio.